Biografía de María Zambrano, la filósofa veleña

Biografia de Maria Zambrano

María Zambrano Alarcón, ensayista, filósofa, escritora y poeta española, nació el 22 de abril de 1904, en Vélez, Málaga. Sus padres fueron Blas José Zambrano García de Carabantes, y Araceli Alarcón Delgado. Ambos maestros de la Escuela Graduada de Vélez.

Un hecho relevante en su vida, es el nacimiento de su hermana Araceli el 22 de abril de 1911, a lo que describe, según sus propias palabras, como: “el mejor regalo que me dieron mis padres”, “fue la alegría más grande de mi vida”.

Fue condenada a un largo exilio y, su importante obra, orientada al compromiso cívico y el pensamiento poético, solo fue reconocida en su país natal, a finales del siglo XX. Cuando ya era una anciana, fue galardonada con los dos máximos reconocimientos literarios otorgados en España: en el año 1981, recibió el Premio Príncipe de Asturias y el Premio Cervantes en 1988.

Estudios y amores de María Zambrano en la adolescecía

Su familia se mudó a Madrid y posteriormente a Segovia, donde María realizó sus estudios de secundaria en el Instituto de Segovia. En esa institución solo ella y otra joven, eran las únicas estudiantes mujeres.

Zambrano en la adolescecia

En ese mismo periodo, inició un romance con su primo Miguel Pizarro. Obviamente era un amor prohibido y, a pesar de que la relación duró unos años, finalmente sus familias los separaron, enviando a Miguel a Japón, para desempeñarse en la Universidad de Osaka como profesor de español. Para ella significó el más grande amor de su vida, con el que compartió un gran acercamiento al mundo literario.

Luego, en 1924, su familia se traslada nuevamente a Madrid, donde inicia sus estudios en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Central de Madrid. Es entonces cuando conoce a los profesores que fueron importantes en su carrera: Julián Besteiro, García Morente, Manuel Bartolomé Cossío, Xavier Zubiri y Ortega y Gasset.

Te puede interesar también: Biografía de Michelle Obama

Colaboraciones y activismo político de María

En el año 1928, participa en algunos movimientos estudiantiles por medio de la Federación Universitaria Española (FUE) y colabora con diversos periódicos, como el Liberal y La Libertad, de Madrid y Manantial de Segovia. El fruto de su activismo político, da como resultado su primera obra, denominada “Horizonte del liberalismo”, en 1930. También inicia relaciones con algunos miembros de la Generación del 27.

A partir del año 1931 se desempeña como profesora auxiliar en la Universidad Central, en la Cátedra de Metafísica. En 1932 realiza colaboraciones  con la Revista de Occidente, Cruz y Raya y Hora de España.

Catalogado como el peor error político que cometió, María participó en la creación de El Frente Español y firma del manifiesto, el 7 de marzo de 1932. Esto ocurrió debido a la fuerte cercanía profesional y colaboración que mantenía María con José Ortega y Gasset.

Firma de Maria Zambrano

Zambrano al descubrir que el movimiento contenía un perfil fascista, haciendo uso de su poder, disolvió el movimiento. A partir de este momento no participó más en la política de partidos. Sin embargo, continuó con su actividad política, criticando el racionalismo y sus excesos y con la propuesta de una razón poética.

El 14 de septiembre María contrae matrimonio con Alfonso Rodríguez Aldave, que fue nombrado Secretario de la Embajada de la República Española en Santiago de Chile. Se traslada con su esposo a  Santiago de Chile, donde publica la primera versión de “Los intelectuales en el drama de España” y una “Antología de García Lorca”. Antes, en su paso por La Habana, conoce al que se convertiría en su mejor amigo, José Lezama Lima.

Luego de ocho meses, regresan a España, el mismo día en que cae Bilbao y comienza la diáspora intelectual española. Al preguntarles por qué regresan si la guerra está perdida, su respuesta fue “Por eso”.

Su esposo se incorporó al ejército y María se dedica a colaborar en defensa de la República como Consejero de Propaganda y Consejero Nacional de la Infancia Evacuada. Su presencia es activa en el grupo de intelectuales que labora en el consejo de redacción de la revista Hora de España. También participó en la reapertura y gestión de la Casa de la Cultura de Valencia.

No te pierdas también la biografía de Max Born

El exilio de la filósofa

El 28 de enero de 1939, María Zambrano parte exiliada, junto a su madre, su hermana Araceli y otros familiares. Desde ese momento, María vive en diversos lugares. En algunos con su esposo, en otros con su madre y hermana, con amigos u otros familiares. Entre los lugares que frecuentó, se encuentran: el Caribe, México, América, La Habana, Puerto Rico, Roma, Suiza, París. En varios de ellos, se desempeñó como profesora universitaria. En México la nombraron profesora de Filosofía en la Universidad de San Nicolás de Hidalgo, en Michoacán.

De forma paralela continúa con la publicación de artículos y algunos libros como “La Confesión: Género Literario y Método”, “La agonía de Europa” o “El pensamiento vivo de Séneca”. Publicó también “Pensamiento y Poesía en la vida española” y “Filosofía y Poesía”, Por otro lado, inicia una prolongada y fecunda etapa de colaboración con variadas revistas latinoamericanas.

Desde el año 1964, se traslada a Francia, a La Pièce una casita en el bosque. Durante su estancia en la solitaria casa, concluyó algunas de sus obras, como “La tumba de Antígona”, “El hombre y lo divino” o “Claros del bosque”.

Te puede gustar: La biografía de Soledad Becerril

Últimos años de la pensadora Española

Su salud se deterioraba cada vez más y en 1984, después de un exilio de casi medio siglo, regresa a España. Se instala en Madrid, donde a pesar de su delicado estado de salud, continuó con su actividad intelectual. Y en esa misma ciudad, falleció el 6 de febrero de 1991. Sus restos fueron trasladados a Málaga y sepultados entre un naranjo y un limonero en el cementerio de Vélez. En su lápida se puede leer la frase “Surge amica mea et veni”.

Ultimos tiempos de la pensadora

Reconocimientos

El primero de los muy tardíos reconocimientos que recibió fue el de “Hija Adoptiva del Principado de Asturias” en 1978.

Reconocimientos de mayor importancia:

  • Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades en 1981.
  • El 19 de diciembre de 1982, la Junta de Gobierno de la Universidad de Málaga otorgó su nombramiento como Doctora honoris causa.
  • Hija Predilecta de Andalucía en 1985.
  • Premio Miguel de Cervantes en 1988.

Te puede interesar leer: Biografía de Hu Yaobang