Biografía de Soledad Becerril

Soledad Becerril Bustamante

María Soledad Becerril Bustamante se desempeñó como diputada, senadora, ministra, alcaldesa, defensora y profesora. Nació en Madrid, España, el 16 de agosto de 1944.

Esta fémina pionera en la política, es la menor de los cuatro hijos nacidos como fruto del matrimonio entre Enrique Becerril y Antón Miralles.

Cursó estudios formales en filosofía y letras en la Universidad de Madrid. Luego el Oxford English Center y el prestigioso West London Collage, la recibió para aumentar sus conocimientos. También la Universidad de Columbia, en la que realizó un postgrado en Ciencias Políticas en el año 1970.

Biografia de Soledad Becerril

Se trasladó a Sevilla después de contraer nupcias con el marqués de Salvatierra, Rafael Atienza Medina. De esa unión nacieron sus hijos, Soledad y Gáspar. Al llegar a la provincia, trabajó en el ámbito académico como profesora en la Universidad de Sevilla. Además, fundó la revista de información andaluza denominada, “La Ilustración Regional”, publicación en la que se desempeñó como delegada consejera.

Incursión de Soledad en la política

Sus primeros pasos en la política comenzaron en 1974, cuando pasó a formar parte de la Federación de Partidos Democráticos y Liberales. Después integró las filas del Partido Demócrata de Andalucía y la Unión de Centro Democrático.

En las primeras elecciones generales, llevadas a cabo después de la muerte de Franco, resultó electa diputada en seis legislaturas y senadora en una. Esa victoria le dio la oportunidad de participar en la redacción del Estatuto de Autonomía de Andalucía.

Al recordar ese momento, Becerril rescata la importancia que revistió el hecho de haber tenido la oportunidad de participar en la transición hacia la democracia. Aunque en esa época, 1977, lo que resaltaba era su condición de mujer en la política porque de los 350 diputados solamente 21 fueron mujeres.

Soledad Becerril es la primera mujer ministra de la era democrática

El destino tenía guardadas para Soledad Becerril otras oportunidades de hacer historia como mujer en la política. En diciembre de 1981, el presidente del gobierno Leopoldo Calvo Sotelo colocó sobre sus hombros la responsabilidad de desempeñarse como la primera mujer ministra desde la restauración de la democracia.

En sus manos quedó la responsabilidad de llevar la cartera de cultura y deporte. Los medios de comunicación nacionales e internacionales fijaron su atención en ella. Se mantuvo en este cargo hasta diciembre de 1982, cuando tomó posición en el poder Felipe González.

Soledad Becerril es la primera mujer ministra de la era democratica

Becerril pasó entonces a cumplir labores en el sector privado. No dejó de lado su participación en actividades culturales y docentes, pero sí abandonó el cargo de presidenta del UCD en Andalucía. La docencia era su única ocupación por entonces.

Sin embargo, no se mantuvo alejada de la política por mucho tiempo. En 1989, se postuló en las elecciones generales representando al Partido Popular. En esos comicios, resultó electa como diputada por Sevilla.

Luego, entre los años 1990 y 1993, se desempeñó como presidenta del Partido de Sevilla.

Primera mujer alcaldesa de Sevilla

En las elecciones municipales de 1995 Soledad Becerril se convierte en la primera alcaldesa en la historia de la municipalidad de Sevilla. Para la funcionaria, este es un honor que amerita una dedicación absoluta. Ejerció el cargo entre los años 1995 y 1999. Desde entonces ninguna otra mujer ha ocupado esta posición.

En 2004 fue elegida senadora por la provincia de Sevilla y en 2008 diputada por esa circunscripción electoral.

Primera mujer  Defensora del Pueblo de España

Luego, un acuerdo entre el PP y el PSOE la llevan a ocupar la Defensoría del Pueblo. Era junio de 2012 cuando fue investida para ocupar el cargo. Este lugar en el gobierno nacional, tampoco había sido ocupado con anterioridad por una mujer. Becerril ejerció la función hasta el 21 de julio de 2017.

Soledad Becerril

Al comienzo del ejercicio del cargo, observó una crisis en aspectos económicos, sociales, la familia y los individuos. Luego esta tendencia se fue suavizando.

Cuando concluyó su mandato recordó la atención de casos relevantes, como los presentados por los ciudadanos que no podían pagar sus hipotecas o aquellas personas ahogadas por el endeudamiento. Igualmente, se abocó a la atención de los emigrantes y las víctimas del terrorismo.

Cargos ocupados

  • 1977-1982: Diputada por Sevilla en el Congreso de los Diputados
  • 1981-1982: Ministra de Cultura de España
  • 1989-1996: Diputada por Sevilla en el Congreso de los Diputados
  • 1991-1995: Teniente de alcalde de Sevilla
  • 1995-1999: Alcaldesa de Sevilla
  • 2000-2004: Diputada por Sevilla en el Congreso de los Diputados
  • 2000-2004: Vicepresidenta tercera del Congreso de los Diputados
  • 2004-2008: Senadora por Sevilla
  • 2008-2011: Diputada por Sevilla en el Congreso de los Diputados
  • 2012-2017: Defensora del Pueblo de España

Condecoraciones y otras distinciones otorgadas a Soledad Becerril

  • 1982: Caballero gran cruz de la Orden de Carlos III
  • 1999: Gran Oficial de la Orden al Mérito de la República italiana
  • 2006: Medalla de Andalucía
  • 2017: Gran Cruz de la Orden de San Raimundo de Peñafort

Memorias de Soledad Becerril: Años de Soledad

María Soledad Becerril es parte de la historia viva del período de transición de España. Su testimonio sobre esos días es valioso para aprender las lecciones que la historia deja a las naciones.

Para no olvidar esas vivencias, Soledad Becerril decidió publicar sus memorias, bajo el nombre “Años de Soledad”. Una de las reflexiones que hace en el texto es la revisión de la evolución de la mujer en el ámbito político. En los años 70, las posiciones que ocupó generaron cometarios despectivos sobre su carácter, procedencia, nivel social e incluso respecto a su vestuario. Por eso, en su texto reivindica el rol de las mujeres en este período, mostrando el verdadero sentido de su presencia pública.

También rinde un homenaje a las víctimas de atentados terroristas, como sus amigos, el concejal Alberto Jiménez Becerril y su esposa Ascensión. Estas muertes tocaron profundamente su vida. Por eso dedica un pasaje de su libro, al narrar por primera vez los detalles que rodearon el hecho.

 “Años de Soledad” sirve para mostrarle a las nuevas generaciones cómo fue el proceso de transición y qué hechos hicieron posible los acuerdos pactados.