¿Qué son los delitos electorales?

¿Qué son los delitos electorales?

Los delitos electorales son las operaciones, acciones, omisiones o descuidos deliberados que afectan o ponen en riesgo el desarrollo apropiado y correcto de un acto o evento electoral. Desde su planificación hasta su ejecución, y que trasgreden el voto y sus condiciones, como ser libre, universal, directo, secreto, personal e intransferible.

Los delitos electorales están relacionados con la intención ilícita de alterar un proceso electoral, bien sea a través de la anulación, impedimento o modificación de los resultados originales que involucran el aumento o la disminución de la cantidad de votos a favor o en contra de un candidato.

Cada país tiene tipificados los delitos electorales de acuerdo con sus propias leyes y códigos, sin embargo, son universales los delitos electorales más usados y conocidos, como la compra de votos, la utilización de recursos públicos para la campaña, trasladar a los electores hasta los centros de votación y conminarlos a que elijan un candidato determinado.

¿Quiénes cometen delitos electorales?

Prácticamente cualquier persona puede cometer delito electoral, desde el momento en que trata de convencer a otra de elegir al candidato de su preferencia. Sin embargo, por lo general son los funcionarios públicos y grupos ligados al poder, quienes están más próximos a cometer delitos electorales.

Quiénes cometen delitos electorales

Delitos de los electores:

  • Cuando daña, deteriora, rompe o perjudica material electoral.
  • Cuando agrede a los funcionarios electorales o no cumple con las normas establecidas para un evento electoral.
  • Al hacer caso omiso de las condiciones de las votaciones, y tiene y promueve comportamientos que alteran la paz y concordia de las elecciones.
  • Al tener más de una credencial para votar.
  • Presionar o amenazar a otro de asistir a actos políticos, a votar o a abstenerse de elegir a un candidato, bien sea durante la jornada electoral o en los días previos a las elecciones.
  • Cuando altere o se salte los pasos que debe cumplir para ejercer el voto.
  • Cuando utilice los beneficios y programas sociales como mecanismo de chantaje y amenaza para obligar a alguien a votar por un candidato o que deje de apoyar a otro.
  • Si ordena o pide alguna evidencia del voto, lo que viola el secreto del mismo.
  • Al obtener de manera ilegal, alterar, destruir, suministrar o comercializar ilegalmente, equipos o insumos para la elaboración de acreditaciones para votar.
Delitos de los electores

Delitos que cometen los servidores públicos:

  • Coaccionar o amenazar a su personal a que forme parte de actos proselitistas de campaña, o bien para que voten o para que se abstengan de votar por partido político o un candidato.
  • Condicionar la prestación de cualquier servicio público, el cumplimiento de sus funciones, ejecución de programas, etc., a la emisión del voto a favor o en contra de un partido, candidato o coalición, o promueva la abstención del voto.
  • Destinar, utilizar o autorizar el uso de recursos, bien financieros o de otro tipo en favor de un candidato, incurriendo en peculado de uso.
  • En sus horarios laborales dé apoyo, ofrezca algún servicio a un partido político, precandidato, candidato o agrupación política, bien sea que lo realice a título personal a mediante su personal subordinado.
  • Solicitar aportes de dinero a sus subordinados, por cualquier medio, para darle apoyo a un partido, precandidato o candidato.
Delitos que cometen los servidores públicos

Delitos de los funcionarios electorales:

  • Al incumplir con las normas legales implantadas para la formación, conservación y exhibición a los ciudadanos del padrón electoral.
  • Al alterar de cualquier manera, destruir, sustituir, comercializar o hacer cualquier uso ilegal de información y documentos relacionados con el padrón electoral o cualquier material destinado a las elecciones.
  • Cuando no cumpla con las obligaciones y compromisos de su cargo perjudicando el proceso electoral.
  • Obstaculizando el normal desenvolvimiento de la elección.
  • Cuando altere por cualquier vía o de cualquier forma el resultado del acto de votación, así como destruya o altere documentos, boletas o material electoral.
  • Al ejercer presión o coacción sobre los votantes para que ejerza su derecho al voto o se abstenga de hacerlo.
  • Cuando abre o cierra una casilla electoral fuera de los tiempos establecidos o la instale en un lugar que no esté identificado oficialmente.
  • Cuando impida la presencia de testigos u observadores internos o externos.
  • Al aprobar que una persona vote estando al tanto de que no cumple con los requisitos exigidos por la ley, o que se incluyan en las urnas más boletas electorales.
  • Difundiendo informaciones falsas sobre el evento electoral sin estar autorizado.
Delitos de los funcionarios electorales

Técnicas que se usan para sacar ventajas ante un evento electoral

Existen técnicas conocidas internacionalmente y que son usadas para cometer delitos electorales, como:

Técnicas que se usan para sacar ventajas ante un evento electoral
  • Suplantación del electorado, lo cual consiste en que una persona tome el lugar de otra para votar, como, por ejemplo, tomar el lugar de una persona que ha fallecido.
  • Presionar al votante para conculcarle su derecho a votar, o que elija al candidato de su preferencia.
  • Trasladar a los votantes a las taquillas de votación con la condición de que voten por un candidato determinado.
  • Comprar votos.
  • Alterar las actas, libros e informes cambiando los resultados originales.
  • También son considerados delitos electorales los conocidos embarazos de urnas: que suponen la introducción en las urnas de boletas ya votadas para alterar los resultados de la votación.
  • Intervenir los sistemas de escrutinio y cómputo en red para engañar a la opinión pública.
  • Manipular y alterar los resultados electrónicamente.
  • Sobornar a las personas que escrutan, cuentan y totalizan los votos.
  • Ocultar evidencias de fraude.
  • Favorecer a un partido político o a un candidato mediante la intervención del Gobierno.
  • Controlar los medios de comunicación para engañar y confundir a los votantes.
  • Acaparar los medios de comunicación e información a favor de los grupos de poder, de un partido o de un candidato.
  • Usar la fuerza pública para agredir o reprimir a los que no están conformes con los resultados.
  • Manipular los sistemas de conteo o cómputo final de los votos.
  • Falsificar firmas de personas que no asistan a las votaciones haciendo creer que acudieron y sesgando la intención del voto.