¿Qué es un Pool Bancario?

Pool Bancario

Pool Bancario es un término utilizado en el mundo de la banca y finanzas cuando una empresa requiere préstamos o cualquier producto similar. Se encuentra entre los documentos fundamentales que son solicitados para analizar el caso y determinar si procede o no la solicitud de financiamiento.

En este artículo te contamos todo lo que necesitas saber sobre este documento, cuál es su utilidad, usos y la información que debe contener para ser útil.

¿Qué es este documento?

El departamento financiero de una empresa se encuentra totalmente familiarizado con el concepto, ya que es un documento que necesitan en su relación diaria con las entidades de financiamiento, e incluso es útil en ocasiones para tratar con clientes y proveedores.

Se trata de un documento que detalla la financiación externa recibida por la empresa, de parte de entes de préstamo como un banco o entidades financieras no bancarias. Aquí no se tocan temas de hacienda ni proveedores, sino exclusivamente la deuda financiera que ha adquirido la empresa.

Riesgos por operaciones bancarias

El Pool Bancario permite determinar el nivel de riesgo crediticio de una empresa, algo que permite a las entidades financieras saber si resulta adecuado o no, incluir una nueva financiación a la estructura preexistente. Esto, dependiendo de la capacidad de dicha empresa para soportar la carga de deudas.

A nivel interno, el Pool Bancario le permite a la empresa mantener un registro exacto de toda su estructura de deudas, así como las garantías que mantiene con cada entidad y realizar previsiones sobre la salud financiera de la organización, algo fundamental para la toma de decisiones.

Te puede interesar: ¿Cuáles son las mejores empresas para trabajar en España (en 2019)?

¿Qué información debe contener un Pool Bancario?

En general, este documento debe contener obligatoriamente todos los productos financieros que han sido contratados, dando prioridad a la siguiente información:

  • Identificación de la empresa y fecha de elaboración del documento.
  • Tipo de producto financiero contratado, separado por plazo de financiamiento y especificando su clase: préstamos, confirming, leasing, factoring, pólizas de crédito, descuentos comerciales y cualquier otro.
  • Importes según el tipo de producto.
  • Vencimientos según el tipo de producto.
  • Garantías aportadas para cada operación de financiamiento.
  • Condiciones económicas, donde se detalla el tipo de interés y las comisiones para cada operación.
  • Resumen de cada de financiamiento contratado, organizado por entidad.

Es necesario que las empresas mantengan al día esta información, ya que esto les permite tener certeza sobre su salud financiera y les permite realizar negociaciones correctas con proveedores y clientes.

Otro asunto importante con respecto al tema es que la información que contenga el Pool Bancario debe coincidir con lo registrado por la Central de Información de Riesgos del Banco de España (CIRBE).

En esta base de datos se recoge información de carácter confidencial sobre los riesgos que sostienen las entidades financieras con sus clientes, con saldos superiores a los 6.000 euros. El Pool Bancario que se extraiga de la contabilidad de la empresa necesita tener un alto porcentaje de coincidencia con la información registrada en dicha base de datos.