¿Qué es y para qué sirve la CIRBE en la solicitud de un préstamo?

Qué es y para qué sirve la CIRBE

Un préstamo es aquello que se presta, en otras palabras, prestar es dar algo a una persona, la que lo devolverá en un lapso acordado y respetando algunas pautas.

Las entidades financieras que otorgan créditos evalúan una serie de elementos para determinar si es seguro prestar dinero y cuál es el monto máximo que se puede otorgar. Para tomar esta decisión, los bancos o entidades financieras analizan los ingresos, avales y, particularmente, las deudas que han adquirido los solicitantes de préstamos o créditos. Toda la información necesaria para ese análisis, la recopila la CIRBE.

Por ello, es importante comprender qué es y para qué sirve la CIRBE en la solicitud de un préstamo.

¿Qué es la CIRBE?

CIRBE son las siglas para describir la Central de Información de Riesgos del Banco de España.

La CIRBE es una gran base de datos pública en la que se recoge información relacionada a los créditos, préstamos, avales y garantías que los ciudadanos tienen en los bancos. La información que queda registrada es la relativa a deudas abiertas con un valor por encima de los 6.000 €.

CIRBE

Esta Central de Información de Riesgos ofrece a los bancos, información sobre las deudas pendientes que tienen los que hacen la solicitud de un préstamo. Entonces, cualquier banco o entidad de crédito puede consultar esta información en los casos en que reciban la solicitud de un préstamo.

Es una herramienta de gran relevancia para los bancos pues le permite dilucidar si otorgan o no un préstamo, tomando como referencia la solvencia que reflejen los solicitantes. Es importante resaltar que esta información no es un simple listado de deudores, pues también, recoge información de los titulares y avalistas de préstamos, créditos, hipotecas y demás riesgos que las entidades financieras mantienen con los usuarios.

¿Para qué sirve en la solicitud de un préstamo?

La base de datos de la Central de Información de Riesgos se actualiza mensualmente. Y los propios bancos están obligados a suministrar la información que permita que el registro sea una fuente de datos fidedignos, pública, aunque de consulta privada.

Especialmente, deben quedar registrados los casos donde los montos adeudados sean elevados o en los que no se resuelvan los pagos de manera adecuada mensualmente.

Y aunque esta base de datos  no es un listado de morosos, en ella se reflejan todas las deudas que tengas, los pagos extemporáneos y los impagos, porque quedan registrados. Las entidades de crédito antes de aprobar un préstamo a un cliente, consultan la Central de Información de Riesgos para conocer la situación financiera real del solicitante del préstamo. Con toda esa información, deciden si conceden o no el préstamo, e inclusive, les sirve para establecer la cantidad que pueden arriesgar al concederlo.

La Central de Información de Riesgos del Banco de España y los préstamos

Los bancos pueden considerar que nuestra situación económica no es suficientemente holgada o que no somos buenos pagadores en función de lo que encuentren en este registro.

Si no apareces en la Central de Información de Riesgos, el banco no tiene herramientas para conocer el riesgo o tu capacidad de endeudamiento, lo que conocemos como “historial crediticio”. Por ello, aparecer en CIRBE no es malo, es más, es inevitable aparecer si has solicitado préstamos o créditos mayores a 6.000 €, la cuestión es cómo aparecer en él.

Los bancos tienen el derecho de consultar los datos de nuestras deudas, sin el consentimiento explícito del cliente, aunque deben informar que van a realizar la consulta. No obstante, existen algunas limitaciones sobre los datos que el banco puede obtener de un cliente, pues no aparecen detalles, solo la deuda, el nombre del cliente y el tipo de deuda. Es decir, que la Central de Información de Riesgos solo ofrece información global, según el Banco de España, de los riesgos de una persona o de una empresa.