La cuarta revolución industrial

La cuarta revolución industrial

La cuarta revolución industrial ya está en marcha. Es una etapa caracterizada por el enorme desarrollo de la tecnología, de transformaciones tan profundas, que cambiará el mundo tal y como lo conocemos.

Así lo vaticinó, en 2016, Klaus Schwab, economista y fundador del Foro Económico Mundial, en el libro “La cuarta revolución industrial”.

Según la visión de Schwab, la cuarta revolución industrial comprende un conjunto de nuevas tecnologías que fusionan lo digital, físico y biológico.

El impacto de la convergencia de los desarrollos tecnológicos se observará en todas las disciplinas, economías e industrias. Tendrá consecuencias en la forma cómo vivimos, trabajamos y nos relacionamos unos con otros. Inclusive, para el economista, la cuarta revolución industrial desafiará las ideas sobre lo que significa ser humano.

¿Por qué hablamos de una nueva revolución?

Los avances tecnológicos han sido los impulsores de las revoluciones industriales que ha experimentado la humanidad.

Nueva revolucion industrial
  • Primera revolución industrial (1786): significó cambios radicales en los medios de producción al incorporar la máquina de vapor a la industria y al transporte.
  • Segunda revolución industrial (mediados siglo XIX): el avance más significativo fue el desarrollo de la electricidad que permitió la producción masiva.
  • Tercera revolución industrial (mediados siglo XX): fue impulsada por el desarrollo de la computación y las tecnologías digitales.
  • Cuarta revolución industrial (principios siglo XXI): sus características principales son un internet más presente en todas partes, la evolución de la inteligencia artificial y el aprendizaje de la máquina.

¿Pueden considerarse los avances tecnológicos que están ocurriendo como una prolongación de la tercera revolución industrial, caracterizada por el desarrollo de la informática e internet? Schwab responde a esta duda, exponiendo tres razones por las cuales la cuarta revolución industrial sería un proceso distinto:

  • Velocidad: en un mundo más conectado, la evolución es exponencial, a diferencia de las revoluciones industriales anteriores. La nueva tecnología engendra, a su vez, tecnología más nueva y poderosa.
  • Amplitud y profundidad: su base es la revolución digital y la combinación de múltiples tecnologías. Se están produciendo cambios de paradigma sin precedentes en la economía, los negocios, la sociedad y las personas. Está cambiando el “qué” y el “cómo” hacer las cosas, y también el “quiénes somos”.
  • Impacto de los sistemas: transformación de los sistemas complejos de los países, empresas, lobbies, industrias y la sociedad en su conjunto.

De acuerdo con estas características, los cambios que se están sucediendo encajan en el concepto de revolución. Representan una profunda transformación de los sistemas económicos y estructuras sociales actuales.

Nuevos desarrollos y tecnologías

Los nuevos desarrollos y tecnologías que están impulsando la cuarta revolución industrial están conectados entre sí. Los avances de una tecnología son aprovechados por otras tecnologías para continuar evolucionando.

  • Tecnologías físicas: vehículos autónomos, impresión 3D, robótica avanzada y nuevos materiales.
  • Tecnologías digitales: internet de las cosas, blockchain, inteligencia artificial, realidad virtual y aumentada, cómputo y almacenamiento de datos.
  • Tecnologías biológicas: ingeniería genética, neurotecnologías.
Inteligencia artificial

Impactos de la cuarta revolución industrial

Los cambios de la actual revolución tecnológica impactarán en los modelos económicos, políticos y sociales existentes.

En lo económico:

El empleo podría ser una de las áreas más afectadas por el crecimiento de la automatización como sustituta de la mano de obra. La naturaleza del trabajo en todas las industrias y ocupaciones tendrá que cambiar por la irrupción de las nuevas tecnologías.

Las economías de los países en desarrollo corren el riesgo de quedar aún más rezagadas con respecto a las más avanzadas. Se trata de uno de los desafíos mundiales que tendrán que enfrentar los países durante la cuarta revolución industrial en procura de la estabilidad y la seguridad mundial.

En lo político:

los cambios disruptivos de la actual revolución están haciendo que gobiernos y organizaciones públicas redefinan su forma de operar. Obligan a adaptarse y a encontrar nuevas formas de aproximarse y colaborar con los ciudadanos y el sector privado. Los avances tecnológicos de esta era podrían hacer más transparente y eficiente la gestión de los gobiernos.

En lo social:

Las sociedades tendrán el reto de asimilar y adaptarse a una nueva etapa que cuestiona sus sistemas de creencias y tradiciones. Existe el peligro de que surjan grupos radicales que se opongan al progreso tecnológico mediante el uso de la violencia.

En lo individual:

La cuarta revolución industrial está transformando quiénes somos y cómo nos relacionamos con los demás. Los cambios tendrán consecuencias sobre el sentido de la privacidad y la propiedad, los hábitos de consumo, el equilibrio entre trabajo y ocio y la educación. También impactarán en cómo conocemos a otras personas y cómo cultivamos las relaciones.

Existe la preocupación de que la creciente relación individual y colectiva con la tecnología, afecte negativamente nuestras habilidades sociales y empatía.

Las revoluciones industriales

¿Qué podemos esperar para 2025?

Según un informe del Foro Económico Mundial (2015), los cambios tecnológicos específicos, con impacto en la sociedad, podrían manifestarse tan pronto como en 2025. Algunos de los considerados más factibles por los expertos son los siguientes:

  • 10% de las personas usará ropa conectada a internet.
  • 90% de la gente se beneficiará del almacenamiento ilimitado y gratuito patrocinado por la publicidad.
  • 80% de las personas tendrá presencia digital en internet.
  • Se estará produciendo el primer automóvil impreso en 3D.
  • Por primera vez un gobierno sustituirá el censo poblacional por uno basado en el Big Data.
  • 5% de los productos de consumo estará impreso en 3D.
  • 90% de la población utilizará teléfonos inteligentes.
  • 90% de la población tendrá acceso regular a internet.
  • Se producirá el primer trasplante de un hígado impreso en 3D.
  • Por primera vez un gobierno recaudará impuestos utilizando blockchain.

Tecnologías para las personas

Schwab está convencido de que en la cuarta revolución industrial el control está en nuestras manos. Para ejercer ese control, la premisa que debe mover las decisiones es que las nuevas tecnologías son herramientas “hechas por personas para las personas”.

Depende de los líderes y ciudadanos pensar en un futuro donde las personas estén primero, aprovechando las ventajas y oportunidades de la tecnología para el bienestar de todos. La responsabilidad colectiva tiene que enfocarse en el ser humano.