Donald Trump y el racismo

Donald Trump y el racismo

¿Es el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, una persona racista? A juzgar por sus propias palabras y acciones, sí lo es, aunque el mandatario lo niega. La polémica sobre Donald Trump y el racismo no ha cesado desde que el empresario llegó a la Casa Blanca en enero de 2017.

Políticos opositores, defensores de derechos civiles, artistas y deportistas no han dejado de criticar y realizar manifestaciones de rechazo al racismo expresado por Trump.

Trump se defiende de las acusaciones, diciendo que es “la persona menos racista que existe en el mundo”. Esta afirmación lejos de aplacar el debate sobre Donald Trump y el racismo, lo ha avivado, porque ha sido tomada como una burla hacia quienes lo denuncian por racista.

Discurso racista de Trump

Desde que lanzó su candidatura presidencial en 2015, Trump ha expresado públicamente un discurso de provocación que ha alimentado la xenofobia y el racismo. Sus ataques han estado principalmente dirigidos a los inmigrantes, los latinos y los afroamericanos.

Donald Trump

En discursos, declaraciones y tuits, sin rodeos, el presidente estadounidense ha manifestado ideas consideradas racistas hacia estos grupos.

  • En 2015 se refirió a los inmigrantes mexicanos diciendo que México envía “drogas, crimen y violadores, y algunas, asumo, buenas personas”.
  • Durante un debate televisivo en 2015, Trump afirmó que Estados Unidos “es un país donde hablamos inglés, no español”.
  • En 2016 pidió el voto de los afroamericanos preguntándoles: “¿Qué demonios pueden perder? Viven en la pobreza, sus colegios son malos, no tienen trabajo”.
  • En 2017 pidió el despido de los jugadores de la NFL que protestaban por la muerte de afroamericanos a manos de la policía. En un mitin llamó “hijo de puta” a Colin Kaepernick, primer jugador que, como señal de protesta, se puso de rodillas mientras sonaba el himno nacional.
  • El año pasado, 2018, sobre la lotería de visas, dijo: “Los países meten sus nombres en la lotería de visas. ¿Creen que nos están dando gente buena? Nosotros elegimos, luego resulta que son horrendos y no entendemos por qué.”
  • En una reunión sobre inmigración, en 2018, Trump preguntó en referencia a las personas de países africanos, El Salvador y Haití: “¿Por qué tenemos toda esta gente de países de mierda viniendo aquí?”
  • En julio de 2019, Trump dirigió tuits racistas contra cuatro congresistas demócratas de raíces puertorriqueña, palestina, somalí y afroamericana. Escribió: “¿Por qué no regresan de donde vinieron y ayudan a reparar los lugares destruidos e infestados de crimen que dejaron allá?”

El debate sobre Donald Trump y el racismo ha dejado en evidencia que el presidente estadounidense suele vincular la criminalidad con las personas afroamericanas. Así lo ha determinado un estudio sobre los tuits del mandatario. Revela que cuando Trump asocia el crimen con grupos de población, casi siempre se refiere a personas afroamericanas o tez morena.

Además, se manifiesta la tendencia del presidente a emplear la palabra infestar. Lo hace solo para referirse a situaciones que involucran a personas afroamericanas y de tez morena: barrios pobres infestados de criminalidad, “inmigrantes no autorizados que infestarán nuestro país”.

Impacto de Donald Trump y el racismo

La relación de Trump con el racismo y la xenofobia no se queda en palabras. Las acciones de su gobierno han estado dirigidas a endurecer la política migratoria de Estados Unidos.

Discurso de Trump

La construcción de un muro en la frontera con México fue una de sus principales promesas en la campaña electoral de 2016. Para disponer de dinero público a fin de financiar la obra, declaró la “emergencia nacional”.

Donald Trump ha ordenado redadas de indocumentados que han sido criticadas porque niños estadounidenses han quedado separados de sus padres inmigrantes ilegales. Las familias también quedaron separadas cuando caravanas de migrantes centroamericanos llegaron a la frontera sur del país.

Otra de sus medidas ha sido la suspensión de ayuda a El Salvador, Guatemala y Honduras, por ser países que “nos envían criminales a propósito”. Además, se plantea hacer más estrictas las condiciones para solicitar asilo en Estados Unidos.

Se prevé que en la campaña de cara a la reelección en 2020, Trump continúe alimentando el racismo y la xenofobia entre la base dura de sus electores.

Trump y el supremacismo blanco

En medio de esta polémica se debate si su actuación ha promovido el supremacismo blanco. Se discute si ha revitalizado a los sectores de extrema derecha del país que rechazan la ideología de izquierda apelando a la violencia. Incluso se debate si su discurso ha motivado a los pistoleros que han perpetrado atentados terroristas motivados por el odio racial.

Trump

Las declaraciones de Trump luego del ataque terrorista de Charlottesville, Virginia, en 2017, fueron consideradas como de apoyo a sectores fascistas. Entonces evitó condenar directamente a la ultraderecha, declarando que el odio, fanatismo y violencia provenía de “muchos lados”.

Después de los tiroteos de Texas y Ohio, en agosto de 2019, el aspirante presidencial demócrata, Joe Biden, criticó duramente a Trump. Lo acusó de “avivar las llamas del supremacismo blanco” con su discurso tóxico, “alineado con las fuerzas más oscuras de la nación”. “Sus palabras no están nada lejos de las del agresor que declaró que su ataque es una respuesta a la invasión hispana”.

Y es que Trump ha usado la palabra invasión desde que llegó a la presidencia para referirse a los migrantes provenientes de Centroamérica. El discurso infunde aún más miedo entre sectores de población blanca. Estos temen una supuesta extinción, debido a que para 2050 la población de origen latino sobrepasará a la blanca y afroamericana.

Beto O’Rourke, candidato en las primarias demócratas, calificó a Trump de “nacionalista blanco”. Dijo que durante la administración del actual presidente han aumentado los crímenes de odio. “Es un racista y aviva el racismo en Estados Unidos”.

Trump condenó explícitamente el racismo y supremacismo blanco luego de los atentados, y pidió la pena de muerte para los autores de las matanzas de Texas y Ohio. Afirmó que los estadounidenses deben “condenar el racismo, el fanatismo y el supremacismo blanco, estas siniestras ideología deben ser derrotadas. El odio no tiene lugar en América”.

También te pueden interesar estos artículos: