¿Por qué corre peligro la vida de los ambientalistas?

¿Por qué corre peligro la vida de los ambientalistas?

Los ambientalistas son personas que buscan crear consciencia sobre los efectos de las acciones humanas en el planeta. Estas personas promueven la conservación y recuperación de los recursos naturales, imprescindibles para todos y en peligro comprobado desde hace ya décadas. Entonces, ¿por qué corre peligro la vida de los ambientalistas?

Primero, se hace necesario diferenciar un ambientalista, alguien que actúa sobre la acción de los humanos sobre la naturaleza, de un ecologista, quien es un científico, un académico entrenado para estudiar, cuidar y proteger a la naturaleza, en cuanto la relación que con ella tenemos las personas.

La vida de los seres humanos en los recientes 50 años ha afectado muchos ecosistemas en aras de responder a las necesidades de alimento, agua dulce, combustible y recursos madereros.

El resultado, beneficioso en gran parte, ha ocasionado una pérdida, en muchos casos irreversible, sobre la diversidad de la vida sobre la Tierra.

Dentro de esos efectos, está el calentamiento global, que ocasiona el derretimiento de los glaciares y el aumento del nivel de mar, y que es difícil de detener sino se actúa como sociedad.

¿Qué hace un ambientalista?

El primer registro formal sobre la acción de ambientalistas data de 1962, con la publicación del libro “Primavera silenciosa”, de Rachel Carson. En él, la autora responsabilizaba a la industria química por contaminación, especialmente por los pesticidas.

Esto propició eventos y movimientos dirigidos a proteger especies en peligro de extinción, preservar la calidad del agua y proteger los bosques. Y en los años 70 lograron que se aprobaran importantes leyes proteccionistas en Estados Unidos de América, incluyendo la eventual prohibición del DDT, un poderoso insecticida que, se demostró, contaminaba a los alimentos.

Sin embargo, un ambientalista es un individuo o grupo de individuos preocupados por su entorno que no siempre actúa a nivel institucional o político. Puede ser un indígena, un abogado, un periodista o hasta un trabajador de una ONG. Sus razones atienden a necesidades comunitarias, locales y sus acciones tienden a centrarse en el área donde viven o trabajan.

¿Y por qué su vida corre peligro?

Por intentar proteger al medio ambiente, los ambientalistas se oponen a actividades y proyectos que lo pongan en peligro. Generalmente, lo primero que ocurre son provocaciones sociales entre quienes quieren alterar el ambiente y quienes intentan detenerlos.

Dichos problemas se generan en nombre del desarrollo y por disputas de tierra; ya sea porque los gobiernos otorgan concesiones para proyectos sin consultar o sin tener en cuenta a las comunidades que habitan en zonas remotas o porque no pueden hacer nada, como es el caso de grupos armados o pequeños agricultores sin tierras, cazadores y leñadores ilegales en búsqueda de recursos vírgenes.

Por que su vida corre peligro

En cualquier caso, los enfrentamientos se dan entre los líderes ambientalistas, al frente de comunidades, e importantes intereses económicos, o las guerrillas que ocupen la zona, porque generalmente los primeros no cuentan con apoyo gubernamental.

Los intereses de los ambientalistas, por otro lado, no sólo se centran en detener proyectos; también existen iniciativas que buscan la protección de áreas, como la creación del sistema de parques nacionales en Costa Rica, por ejemplo, o la reconocida labor de Jane Goodall a favor de los chimpancés, en Tanzania.

Jane Goodall
Jane Goodall

La Organización No Gubernamental (ONG) Global Witness, que atiende las razones detrás de la explotación de recursos, la corrupción, la pobreza, los conflictos y los abusos de los derechos humanos, arroja cifras contundentes sobre las víctimas de los conflictos ambientales.

Las del informe más reciente dan cuenta de 164 defensores ambientales asesinados en el año 2018:

  • Filipinas: 30
  • Colombia: 24
  • India: 23
  • Brasil: 20
  • Guatemala: 16
  • México: 14
  • Congo: 8
  • Irán: 6
  • Honduras: 4
  • Ucrania: 3
  • Venezuela: 3
  • Camboya: 3
  • Kenia: 2
  • Gambia: 2
  • Chile: 2
  • Paquistán: 1
  • Senegal: 1
  • Sudáfrica: 1
  • Indonesia: 1

La misma fuente advierte que la cifra puede ser mayor ya que, generalmente, no hay denuncias ni registros de los asesinatos.

Los asesinatos se han multiplicado en Latinoamérica y, el año 2016, vio caer a Walter Méndez, en Guatemala, a Berta Cáceres y Lesbia Urquía, en Honduras y  a Nilce de Souza Magalhães, en Brasil. Sólo cuatro nombres entre muchos que han desaparecido, asesinado o tildado de enemigos internos y terroristas por sus gobiernos.

Motivos de las agresiones a los ambientalistas

Se estima que los enfrentamientos y asesinatos de los ambientalistas están relacionados con:

  • Reclamos sobre tierras:
    • Desplazamientos de grupos humanos
    • Construcción de carreteras
  • Conflictos asociados a minería
  • Agroindustria:
    • Siembra de productos transgénicos
    • Explotación forestal
  • Especies en peligro de extinción
  • Defensa de fuentes de agua:
    • Construcción de presas

Las voces de organismos internacionales, como el Programa de Derechos Humanos y Ambiente de la Asociación Interamericana de Derecho Ambiental (AIDA) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) se han alzado en contra de las agresiones, pero el avance es lento.

El marco legal que ampara las acciones en contra del medio ambiente es internacional y la gran mayoría de los países del mundo lo han refrendado, por lo que es necesario es que tanto gobiernos, empresas privadas e individuos lo conozcan para que lo respeten.

Marco legal ambiental

  • En 1972, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) emitió el Proyecto de Declaración sobre el Medio Humano en el que se exhortaba a crear un criterio y  principios comunes entre los países que sirvieran de guía para preservar y mejorar el medio ambiente.
  • En 1992, los países que integran la ONU se reunieron en la Cumbre de la Tierra de Río y acordaron destacar el papel de los individuos, pueblos indígenas, ONG, autoridades locales, sindicatos, empresas, investigadores y agricultores en el desarrollo sostenible.
  • En 1997, se adoptó el Protocolo de Kyoto para darle forma a las acciones acordadas en el Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, acordadas en la Cumbre de Río.
  • En 2000, desarrollo de los objetivos del milenio, en los que se incluye la protección de recursos naturales.
  • En 2005, entra en vigor el Protocolo de Kyoto y se añade la necesidad de usar energías no convencionales.
  • En 2016, se firmó el Acuerdo de París, con el objetivo de enfocarse en temperaturas claves máximas.
  • En 2018, países de Latinoamérica y el Caribe, la región más afectada por los asesinatos, ratificaron el Acuerdo de Escazú (Costa Rica), un tratado para la promoción y protección de los derechos humanos de los ambientalistas.
  • En septiembre de 2019, se reunirán bajo la Cumbre de la Acción Climática, para evaluar los resultados de las iniciativas de los países.

También te puede interesar leer:

  1. Las ciudades más contaminadas del mundo
  2. Qué son los microplásticos