Biografía de Amy Johnson, la piloto pionera

Biografia de Amy Johnson

La aviadora, Amy Johnson, considerada primera Oficial de ATA, nació en Londres el 1 de julio de 1903. Fue la primera mujer piloto que tuvo la oportunidad de volar sola desde Gran Bretaña a Australia y ser pionera de la aviación británica.

Sus padres fueron John William Johnson y Amy Hodge. Era la mayor de cuatro hermanas.

Contrajo matrimonio en el año 1932 con el también piloto de origen escocés,  Jim Mollison.  Unión que duró poco, pues la pareja se divorció en 1938.

Estudios y carrera de Amy Johnson

Estudió licenciatura en Arte y Economía en la Universidad de Sheffield, en su ciudad natal.

Amy Johnson

Luego de culminar sus estudios, Amy comenzó a trabajar como secretaria, en Londres. Sus inicios en el campo de la aviación surgieron como afición y en 1929 obtuvo la licencia de piloto. Su preparación como piloto la recibió en el London Airplane Club, donde recibió clases de aviación. Luego pasó de tener un monótono trabajo de oficina, totalmente rutinario y de ser una aficionada aviadora, a convertirse en la primera dama de Gran Bretaña en hacerse acreedora del título de “técnico en mantenimiento de aeronaves” (ground engineer’s license), emitido por el Ministerio del Aire. Cosa un poco difícil de imaginar, en un mundo dominado por el sexo masculino. Dejó su trabajo como secretaria y se dedicó a ser mecánica en el aeródromo Stag Lane.

Su vocación por la aviación se hizo evidente y así lo expresó, luego de su primera experiencia en el aire: “Mollie y yo subimos en aeroplano. Las dos lo disfrutamos, pero me habría gustado haber hecho algunas acrobacias”.

Amy Johnson, en su fascinación por volar, llegó a tener su propio avión, al que nombró Jason.

Te puede interesar leer: La biografía de Concepción Arenal

El primero de sus hitos

Ya en 1930, la atrevida Amy, realizó su primera  gran hazaña, convirtiéndose una vez más en la primera mujer, en esta oportunidad,  en realizar un vuelo de 17.600 kilómetros, pilotando un vuelo en solitario, al mando de un “De Havilland Gipsy Moth”. Esta aventura la llevó a cabo desde Inglaterra hasta Australia.  Aunque su intención era romper el récord de Bert Hinkler, quien tardó 16 días en hacer el mismo recorrido, no lo logró. Amy tardó 20 días, partiendo  el 5 de mayo del aeropuerto de Croydon, sin datos meteorológicos confiables ni conexión de radio. Aterrizó en Australia el sábado 24 de mayo, donde fue recibida como una heroína, por la multitud. 

El primero de sus hitos

El avión biplaza  pilotado por Amy, se exhibe actualmente en el Museo de la Ciencia de Londres.

No te pierdas también la biografía de Jean Jacques Rousseau

Otros records de la aventurera aviadora

Luego de la hazaña que la hizo famosa, agregó otros récords a su corta carrera, entre los cuales se encuentran: el de velocidad en la ruta Londres-Tokio, pilotar sola un vuelo de Inglaterra a Ciudad del Cabo y realizar otro vuelo sola desde Londres a Moscú en tan solo un día. También, junto a su esposo, marcó un hito que casi les costó la vida: el vuelo desde el Reino Unido a Estados Unidos. Viaje en el cual debieron aterrizar de emergencia por haberse quedado sin combustible. 

Otros records de la aventurera aviadora

Luego de la separación de su esposo, Amy continuó con sus vuelos en solitario, sin embargo, ella deseaba trabajar de un modo más normal, volando aviones comerciales. Momento que finalmente llegó cuando inició la Segunda Guerra Mundial, cuando se le presentó la oportunidad de trabajar como piloto en el Air Transport Auxiliary. Su labor consistía en transportar maquinaria y soldados para la RAF. Lamentablemente, este fue el último de tantos logros alcanzados por la aguerrida aviadora, siendo de nuevo la primera aviadora en hacerlo.

Las controversias sobre su muerte

A los 37 años de edad, la reconocida aviadora Amy, dejó este mundo surcando los aires. Falleció el 5 de enero de 1941, en Londres. Su muerte ocurrió por un trágico accidente, cuando  volaba un avión Airspeed cerca de Oxford, mientras laboraba para el ATA, en la ruta desde Prestwick vía Blackpool a RAF Kidlington. En el estrepitoso accidente Johnson desvió su curso debido a las malas condiciones climáticas y luego cayó al río Támesis. Aparentemente, porque se quedó sin combustible y la primera pionera aviadora se lanzó del paracaídas una vez que el avión se estrelló contra el estuario del Támesis, en las cercanías de Herne Bay. Pero su cuerpo nunca se encontró.

Controversias sobre su muerte

Las causas reales de la muerte son desconocidas, de hecho, se manejan tres posibles causas que pudieron provocar la muerte de Amy Johnson. Sin embargo, nada se ha logrado confirmar. En la primera versión se maneja la información de que la tripulación de un barco de la Royal Navy, el HMS Haslemere, la vio caer al agua. El teniente comandante del barco, Walter Fletcher, se lanzó al agua para intentar salvar  a Johnson, pero no lo logró. Debido a la fuerte marea, la nieve que caía y el gran frío, el comandante murió días después. Por ello, le otorgaron la medalla Albert, póstumamente en mayo de 1941.

La  segunda teoría  es la formulada por el historiador Alec Gill, quien afirma que, según declaró el hijo de un miembro de la tripulación, el cuerpo de Amy Johnson posiblemente fue atrapado por  las hélices de la embarcación. Según declaraciones a The Daily Telegraph, Gill afirmó: “La Royal Navy no quería admitir ante una nación en medio de la guerra que había matado a Amy Johnson, la famosa piloto”.

Y una tercera versión,  explica que el avión de Amy fue derrumbado por proyectiles de fuego amigo. En el año 1999, se recibió información de que Tom Mitchell, de Crowborough , afirmó que debido a un problema de comunicación, donde Johnson en dos oportunidades no indicó su código de identificación válido, disparó contra el avión al pensar que era  de tropas enemigas. 

Distinciones

Recibió “la Orden del Imperio británico en su grado de Comendador”(C.B.E.)  y el Trofeo Harmon. Estos reconocimientos le fueron otorgados por su primer heroico vuelo.

Women in Aviation, International. Esta valiente mujer fue “conmemorada por la Comisión de la Commonwealth War Graves en el Memorial de las Fuerzas Aéreas en Runnymede con el nombre de Amy V. Johnson. Obtuvo su reconocimiento como miembro de la ATA, a pesar de no tener una tumba conocida.

También te puede gustar leer: