¿Qué es la Renta Mínima de Inserción (RMI) y dónde se puede pedir?

La Renta Mínima de Inserción se trata de una red completa que se aplica en las distintas comunidades autónomas con el fin de proteger a las personas o familias más vulnerables que no logran alcanzar una estabilidad económica que supla los recursos básicos para vivir. Cada comunidad le llama de forma diferente, tiene una cuantía variada, pero el propósito siempre es el mismo, ayudar a lograr un bienestar social, a través de un salario básico, integración laboral y diversas actividades.

Se requieren una serie de requisitos para aspirar a la RMI, y aunque logremos explicarlo, para llevarlo a la práctica lo mejor será contar con la ayuda de un trabajador o asistente social, que guíe en todo el proceso y logre orientar, según la condición de la personas, a qué servicio social tiene derecho.

¿Cómo solicitar la Renta Mínima de Inserción?

Para aplicar a esta ayuda, debes hacerlo desde la comunidad donde residas, en Asuntos Sociales o Bienestar Social, puedes solicitar la gestión de un trabajador social o hacerlo por tu cuenta, pero siempre se recomienda contar con asesoría. Los requisitos no varían mucho según la comunidad, pero los servicios y el importe puede que sí, para la solicitud de la RMI, debes acudir al Centro Municipal de Servicios Sociales, según tu domicilio.

solicitar la Renta Mínima de Inserción

Requisitos

Tomando como ejemplo, la Comunidad de Madrid, estos son los requisitos generales para que estés al tanto, pero un gestor te indicará todos estos detalles:

  • Vivir de forma legal y permanente en la comunidad, estar empadronado a algún municipio y residir en él desde un período de tiempo antiguo.
  • Ser mayor de 25 años o menor de 65, con las siguientes excepciones: se puede aspirar a la ayuda siendo menor de 25 años o mayor de 65, en el caso de ser responsable de una persona con discapacidad, con un grado cercano al 50%
  • Para solicitar la ayuda entre los 18 y 25 años, será por las siguientes razones: haberse tutelado en la comunidad de residencia, hasta alcanzar la mayoría de edad, orfandad absoluta, encontrarse excluido socialmente de forma grave, ser víctima de violencia familiar o de género y participar de forma relevante en alguno de los programas de inclusión que ofrece Consejería de Políticas Sociales y Familia.
  • Si se es mayor de 65 años, tendrá que constar de un ingreso mensual por debajo de la RMI o no percibir en absoluto. En todo caso, la persona deberá vivir sola, no percibir otra ayuda o que le haya sido denegada la pensión de jubilación por no cumplir de forma legal su residencia en el país.
  • Contar con una unidad de convivencia de 6 meses anticipados.
  • No percibir los ingresos suficientes para suplir todas las necesidades básicas, alimentación, salud, estudios.
  • Que los menores de edad del grupo familiar cuenten con escolarización, si están en el rango de edad del mismo.
  • Comprometerse a cumplir con las políticas del programa, así como participar en sus debidas actividades de inserción social, que complementan a la renta.

Cuantía

Se debe tener en cuenta que este es un trámite algo lento, asimismo, los importes van a depender de muchos factores, como la comunidad en la que resida, el número de habitantes de la unidad familiar o si estos perciben otros ingresos. Por lo general, la renta mínima de Inserción no excede el 70% de un sueldo básico, quienes perciban más será porque se encuentren en condiciones de máxima vulnerabilidad o porque tengan a su cargo personas con minusvalías. Además de todos los requisitos, el ayuntamiento evaluará de forma precisa la unidad familiar o persona que aplique, para dar con el monto justo.

También te puede interesar: ¿Qué son los grupos de cotización?