¿Qué es la anarquía?

Qué es la anarquía

La aproximación al concepto de anarquía es compleja porque se nutre de ideas políticas y filosóficas.

El término, que apareció formalmente en el siglo XII, tiene varias acepciones, dependiendo del contexto, pero apunta a una forma de construir la convivencia colectiva entre las personas, sin mediación de instituciones.

Etimología

Una primera lectura del término anarquía indica que la palabra griega Acracia, que significa (a) –sin- y (cratos) –gobierno- conforman la frase “sin gobierno”; así, una primera lectura es que la anarquía es una propuesta política que se basa en la ausencia de Estado; pero otras, proyectan el significado a “sin soberano” o “sin autoridad”.

Anarquia

Sin embargo, se considera que la anarquía se refiere a cualquier situación en la que el Estado o algún poder público están ausentes, es decir, a situaciones de orden político.

Esta ampliación del término trae consigo otras complicaciones, ya que la palabra Estado puede tomarse como sinónimo de gobierno, de sociedad, colectividad, jerarquía, control social, administración superior de un país y poder centralizado; es también una condición, un modo de ser y régimen social, de allí la polisemia de la palabra.

Lo que queda claro es que se opone a la imposición de una autoridad sobre los individuos; las cataloga como indeseables, innecesarias y hasta nocivas.

A pesar de ser una propuesta que ha generado numerosos movimientos políticos y sociales, no existe un consenso sobre lo que es un anarquista. Y no es de extrañar, puesto que al estar centrado en los intereses de un individuo y la sociedad en la cual vive, el cambio social que propende tiene estar sometido a puntos de vista tan extremos y diferentes, como lo son los mismos individuos.

Historia

En la antigüedad, se consideraba que lo peor que le podía pasar a una ciudad era estar sin gobierno; no solo creían que era un castigo de sus dioses, sino que marcaba el inicio de nuevas desgracias; a esto le llamaban anarquía y estaba asociado a desórdenes y caos de cualquier tipo dentro de sus instituciones.

Historia de la anarquia

Luego, en los orígenes de la Revolución Francesa de 1789, el mismo término se utilizó para describir sus momentos más convulsos. Como movimiento, se habla de anarquismo a partir del siglo XX cuando la clase obrera oprimida comenzó en su lucha por reivindicaciones en el siglo XIX, como resultado de la industrialización.

Sus premisas, basadas en el socialismo, buscan otorgar a la persona un protagonismo en todas sus instancias relacionales; sin embargo, los métodos que han utilizado para ganar notoriedad han sido muy criticados: convocatorias masivas a huelga, manifestaciones y llamados a la insurrección, promover alzamientos civiles, conformar grupos de milicianos en conflictos militares o sociales y hasta colocar bombas.

Principios del anarquismo

  • Libertad: considera a la naturaleza humana como bondadosa y compasiva, por lo que prefiere la consolidación de una sociedad autorregulada.
  • Igualdad: rechaza la creación de la propiedad privada y la existencia de clases sociales.
  • Solidaridad: desde su principio de igualdad, es el cooperativismo y no la competitividad lo que debiera normar una sociedad de individuos.
Principios del anarquismo

Corrientes anarquistas

Responden a diferentes épocas y en la manera en la que conciben la sociedad ideal de individuos sin gobierno.

Corrientes anarquistas
  • Anarquismo individualista: se refiere al individuo por encima de las normas morales, sociales y religiosas creadas por el mismo individuo.
  • Mutualismo: el individuo es capaz de autoabastecerse e intercambiar con otros lo que produce.
  • Anarquismo comunista: cree en la asociación de individuos sin la intromisión del Estado.
  • Anarcosindicalismo: Busca abolir el sistema salarial y las clases sociales.
  • Anarquismo ecologista: se erige en contra de los modos de vida resultado de la sociedad industrial.
  • Feminismo anarquista. Este movimiento de legitimación de los derechos de la mujer juntó sus principios con los del anarquismo para producir una ideología cuyo precepto central es que la reivindicación del rol femenino en la historia sólo podrá darse luego de la abolición del Estado, junto con las concepciones tradicionales de sexualidad, familia y género.
  • Anarquismo insurreccionalista: se basa en la formación de grupos por afinidad, de manera de que accionen juntos en alzamientos que conlleven a una revolución que derrocaría al Estado y permitiera formar una sociedad libre.
  • Anarquismo sin adjetivos: busca la agrupación de los diferentes corrientes de anarquismo para convivir simultáneamente, sin sesgos ideológicos.
  • Anarcocapitalismo: supone que implementar un capitalismo real produce una sociedad libre, sin explotados ni explotadores.
  • Panarquismo: busca la coexistencia pacífica de todos los sistemas políticos, enfatizando la importancia del individuo y su derecho a vivir libre, sin  estar sujetos a un gobierno en particular.

Principales exponentes

  • William Godwin: (1756- 1836): este político y escritor británico escribió lo que se considera el primer tratado anarquista Una pregunta acerca de la justicia política. Es el fundador del anarquismo filosófico.
  • Pierre-Joseph Proudhon (1809–1865): este filósofo político y revolucionario francés fue uno de los fundadores del pensamiento anarquista y su primera tendencia económica, el mutualismo. En 1843, escribió El sistema de las contradicciones económicas o la Filosofía de la miseria.
  • Mijaíl Bakunin (1814-1876): este filósofo anarquista ruso, de la primera generación, perteneciente a la tesis colectivista, sentó las bases teóricas de los movimientos anarquistas de la actualidad
  • Piotr Kropotkin (1842-1921): este pensador político ruso es considerado uno de los principales teóricos del movimiento anarquista; fue uno de los fundadores del anarcocomunismo, y desarrolló la teoría del apoyo mutuo.
  • Errico Malatesta (1853-1932): se le considera el máximo exponente del anarquismo moderno italiano. Con él se cierra la etapa de los anarquistas clásicos.
Bakunin
Bakunin

Las perspectivas del siglo XXI ofrecen un panorama optimista para las ideas anárquicas, una vez que tanto el socialismo como el capitalismo parecen ser formas de gobierno agotadas en muchos países. La descentralización, la asociación voluntaria, la ayuda mutua y las redes sociales apuntan a ello.