Socialismo y comunismo ¿Realmente funcionan?

Socialismo y comunismo ¿Realmente funcionan?

Socialismo y comunismo defienden la lucha por el bien común y por una sociedad más justa y equitativa, pero ¿realmente funcionan, cumplen con sus objetivos? ¿Son más felices, prósperos y democráticos los países con regímenes socialistas / comunistas?

El fracaso de los modelos socialistas y comunistas

El socialismo promete lograr una organización social donde prevalezca la igualdad en los aspectos políticos, sociales y económicos.

El comunismo tiene como fin que el Estado distribuya los bienes de manera equitativa y según las necesidades de las personas. Se conciben como dos fases del mismo proceso.

Comunismo

En la fase del socialismo, la intervención y control del Estado regula cada vez más el sistema económico y político. En la fase siguiente, se lograría el ideal de una sociedad sin clases sociales. No existiría la propiedad privada, pues el Estado sería el único controlador de los medios de producción.

El fracaso del socialismo / comunismo ha sido documentado a lo largo del siglo XX y las dos décadas que han transcurrido del siglo XXI. Hambrunas, migraciones masivas, genocidios, crisis humanitarias forman parten de la lista de males que se les atribuyen.

El desmoronamiento de la Unión Soviética y la caída del Muro de Berlín pusieron en evidencia el fracaso del socialismo y comunismo. Develaron la incapacidad de este sistema para satisfacer las necesidades de la gente y proporcionarle bienestar. Recientemente, el colapso económico, político y social de Venezuela, que ha provocado una crisis migratoria en Sudamérica, ha desnudado de nuevo las fallas del sistema socialista.

Uno de los problemas que impiden que funcionen socialismo y comunismo es que es prácticamente imposible lograr la igualdad hacia arriba. Es decir, hacer que todas las personas en una sociedad posean igual riqueza. La igualdad hacia abajo, hacia la pobreza, ha resultado más factible de poner en práctica por los sistemas socialistas y comunistas.

Otro de los grandes problemas pasa por la imposibilidad de intervenir de manera absoluta en los aspectos sociales, económicos, políticos y culturales de un país. Una planificación total de la economía genera baja productividad y carencia de competitividad. La pretensión de controlarlo todo, tiene altas probabilidades de conducir a un desastre económico.

Grandes pérdidas provocadas por el socialismo / comunismo

Millones de vidas humanas se perdieron en el siglo XX por decisiones políticas y económicas tomadas por gobiernos socialistas / comunistas.

  • Ucrania: su lucha contra la colectivización que quería imponer la Unión Soviética, le hizo pagar un alto precio: el Holodomor (1932 – 1933). Fue una gran hambruna provocada por la decisión política de Stalin de expropiar tierras, impedir que los recursos llegaran al país y prohibir la migración. Fallecieron de hambre más de tres millones de personas.
  • China: entre 1959 y 1961, 30 millones de chinos perdieron la vida en la mayor hambruna registrada durante el siglo pasado. La causa de la tragedia fue el plan “El gran salto adelante”, ordenado por Mao Tse Tung. Con este plan que militarizaba a toda la sociedad, Mao quería demostrar la superioridad del socialismo sobre el capitalismo. Impuso la industrialización masiva, que produjo abandono de los campos y siembras, y destrucción de la propiedad privada. Estas medidas desencadenaron la miseria y millones de personas murieron de hambre y enfermedades.
  • Camboya: el genocidio camboyano perpetrado por el régimen de los Jemeres Rojas asesinó a más de millón y medio de personas entre 1975 y 1979. Bajo la dirección de Pol Pot, el régimen quería imponer un modelo socialista agrario. Se emprendió una ruralización forzada del país, y quienes se opusieron fueron víctimas de torturas y ejecuciones masivas.
  • Corea del Norte: alrededor de dos millones de personas fallecieron por la hambruna ocurrida a mediados de la década de los noventa. El régimen socialista / comunista se vio afectado por la eliminación de subsidios tras la desaparición de la Unión Soviética.
  • Etiopía: un millón de personas murieron de inanición a mediados de los años ochenta. La tragedia fue provocada en gran parte por las políticas estatistas del régimen del dictador socialista Haile Mengistu.

La caída de la Unión Soviética también descalabró al régimen socialista / comunista de Cuba. Al no contar con los subsidios de la superpotencia, la economía cayó en depresión a principios de los noventa. Se impuso un período especial que se tradujo en restricciones en materia energética que afectaron a la población. La dictadura comunista se vio obligada a hacer reformas económicas para superar el período de crisis.

Ya en este siglo, en Venezuela se instauró el Socialismo del siglo XXI. Se caracteriza por la fuerte intervención militar y amplios controles del Estado en lo social, político y económico. Estas políticas han llevado al país al colapso económico provocando una crisis humanitaria.

El fracaso del socialismo y comunismo es un mito

Que la sociedad y la economía socialista no funcionen, se debe a que la lucha de clases aún persiste. Es el argumento de los partidarios del socialismo y comunismo. El fracaso no existe, es una percepción promovida por fuerzas conservadoras y neoliberales para vender el capitalismo como el mejor sistema.

Si los trabajadores en un sistema socialista sufren malas condiciones de vida, es porque la lucha de clases sigue viva, la burguesía sigue atacando. Por eso, es necesario que el socialismo y el comunismo enfrenten de manera constante las oposiciones del sistema capitalista, y no hacerle concesiones. Los regímenes socialistas y comunistas para tener éxito deben prestar atención y controlar las presiones de países capitalistas, como las guerras y la corrupción. Estos ataques pueden tener consecuencias negativas y producir desempleo, hambre y muertes.

Para los partidarios del socialismo / comunismo, los grandes defensores del capitalismo se activan rápidamente cuando observan que una nación busca la igualdad bajo el socialismo. Tratarán de destruir cualquier intento de establecer políticas nacionalistas e igualitarias, y de evitar que otros países sigan el camino del socialismo / comunismo. Para ello, emprenden guerras mediáticas, y crean condiciones para que ocurran sabotajes que obstaculicen las medidas y políticas socialistas.

Explican que el socialismo y el comunismo han sufrido derrotas ante el capitalismo. Los reveses han hecho ver que solo es posible alcanzar el bienestar de la sociedad con el sistema capitalista.