Diferencias entre depresión y tristeza

Diferencias entre depresión y tristeza

Muchas personas pueden confundir la depresión con la tristeza, quizás porque no somos muy formales con el uso cotidiano de las palabras. Por ello, es primordial romper con el uso equivocado de los términos, para que podamos distinguir entre ambas cosas.

Conocer las diferencias entre depresión y tristeza es muy importante para que las personas sepan muy bien dónde situar la línea divisoria. Adelantaremos que, prácticamente, una cosa nada tiene que ver con la otra.

Y para establecer las diferencias, comenzaremos diciendo que la tristeza es uno de los múltiples síntomas de la depresión. De hecho, uno de los criterios para diagnosticar la depresión es estar inmerso en un estado de profunda tristeza y abatimiento.

También hay que saber que la tristeza es un estado de ánimo y que la depresión es una enfermedad psiquiátrica.

En España, la depresión afecta entre un 4 y 5 % de la población, con un riesgo doble de padecer un episodio entre las mujeres, debido a factores sociales y hormonales.

¿Qué es la tristeza?

La tristeza es una emoción que experimentamos ante situaciones negativas, lo que la convierte en una reacción psicológica natural. La tristeza está catalogada dentro de las emociones básicas que experimenta el ser humano, ante las vicisitudes de la vida, como el miedo, la rabia, el asco o la alegría.

Qué es la tristeza

Es la emoción de la pena, de la pérdida y del daño, la cual experimentamos cuando muere un ser querido, no se cumplen las expectativas personales, etc. La tristeza es un estado circunstancial, un estado transitorio y no debe preocuparnos en exceso, porque indica ningún trastorno mental. Por el contrario, indica que algo que nos importa se ha ido o ha cambiado, como cuando una relación se rompe o cuando debemos dejar nuestro hogar.

Lo realmente significativo es que la tristeza, con el tiempo, se va y está es sin duda, una de las principales diferencias entre depresión y tristeza.

Cuando las personas están tristes, se sienten menos motivadas a realizar actividades. Por eso, quizás reduzcan su vida social, o le dediquen menos tiempo al trabajo o a otras actividades que realizaban habitualmente, pero aún así, continúan activas.

Es importante permitirse estar triste para superar una pérdida, no obstante, hay que poner empeño y llenarnos de pensamientos positivos para que no caigamos en depresión. La tristeza puede ser una emoción inspiradora, generando un estado en el que las personas son más creativas, ya sea escribiendo, componiendo, pintando un cuadro o realizando cualquier otra actividad.

Te puede interesar leer: ¿Son peligrosos los retos virales?

¿Qué es la depresión?

La depresión es una enfermedad o trastorno mental resultado de la interacción de varios factores: genético, cambios neurobiológicos y ambientales.

Qué es la depresión

Se caracteriza por una gran tristeza, decaimiento anímico, baja autoestima, pérdida de interés por todo y disminución de las funciones psíquicas. La depresión puede desencadenarse por hechos trágicos como los que ocasionan la tristeza, pero también, sin una causa externa aparente.

No tener una causa para estar deprimido es una de las diferencias entre depresión y tristeza, dado que ésta última es una emoción producida por una situación vivida.

La depresión es un trastorno que cuando se manifiesta con intensidad afecta a la funcionalidad de la persona que lo sufre, en todos los aspectos de su vida. Así que el individuo no funciona adecuadamente, ni en lo personal, ni en lo familiar, ni en lo social, ni siquiera en lo laboral.

Depresión

Según la Asociación Americana de Psicología (American Psychological Association o APA) hay señales que pueden ayudar a identificar la depresión, como la pérdida de identidad o la baja autoestima. Los expertos en psicología dicen que para que una persona sea diagnosticada de depresión debe haber presentado los síntomas durante, al menos, 6 meses.

La depresión es una enfermedad, en el sentido psiquiátrico, en la que hay una tristeza patológica, que es intensa y duradera, y que está asociada a otros síntomas. Es importante resaltar que un estado de ánimo depresivo con pérdida de interés y agotamiento, dura, como mínimo, dos semanas, aunque usualmente dura más tiempo.

Síntomas de la depresión

La depresión está compuesta por una serie de conductas que detienen al que la padece originando una cantidad de síntomas que se enumeran a continuación:

1- Anhedonia

La anhedonia es la incapacidad para sentir o experimentar placer en actividades que normalmente son agradables. Y se traduce en la pérdida de interés o satisfacción en casi todas las actividades que regularmente realiza la persona.

Se considera a la anhedonia como una falta de reacción a estímulos habitualmente placenteros y es uno de los síntomas o indicadores más claros de la depresión. También está presente en otros trastornos, como en algunos casos de demencias (Alzheimer) y el trastorno esquizoide de la personalidad.

2- Abulia

La abulia es una notable falta de energía y voluntad para realizar algo que tenemos que hacer. La abulia afecta a las personas con depresión, por lo que se sienten incapaces, a diario, para realizar sus labores porque experimenta un gran desánimo.

Síntomas de la depresión

Por ejemplo, una persona con depresión puede no asistir al trabajo porque, básicamente, es incapaz de levantarse de la cama por la mañana. Una persona deprimida desatiende sus obligaciones y no es capaz de llegar a los reforzadores que le ofrece el medio por una falta total de voluntad. La persona deprimida habla de su cansancio o fatiga y reduce sus actividades al mínimo por un tiempo relativamente largo.

3- Aislamiento

Otra de las diferencias entre depresión y tristeza se refleja en el grado de aislamiento que hay en cada uno de estos estados.

Usualmente, una persona triste busca a personas cercanas para hablar acerca de lo que siente, busca consuelo en otros, pese a que mantiene cierto grado de aislamiento social. En este sentido, dependerá de la personalidad y de las estrategias de afrontamiento que use la persona ante las situaciones que le producen tristeza.

En cambio, en la depresión hay un rechazo constante al contacto con los demás, ya sean personas cercanas o no. La persona deprimida se guarda para sí sus sentimientos y a pesar de que no se siente bien en soledad, lo prefiere a tener que compartir con otros. Así que progresivamente se aísla, incluso de las personas más cercanas, ya sean amigos o familiares.

Otros síntomas

Los hay físicos y evidentes como la pérdida del apetito y de peso, los trastornos del sueño, la fatiga y las dificultades para concentrarse.

Otros síntomas

Los hay de conducta como la sucesión de ideas reiteradas de sentimiento de culpa, la preocupación excesiva por la salud e inclusive, las fantasías suicidas.

Factores biológicos

Los factores biológicos en la depresión más habituales son:

  • Tristeza patológica
  • Pérdida de interés
  • Disminución de la vitalidad
  • Cansancio exagerado
Trastorno depresivo

En conclusión

En resumen, hay que tener en cuenta las diferencias entre depresión y tristeza para:

  • Identificar las causas que conducen a la depresión y poder tratarla, con ayuda profesional.
  • Reconocer la tristeza, para buscar estrategias como llamar a un amigo para conversar acerca de lo que nos aflije.