Biografía de Alfonsina Storni

Biografía de Alfonsina Storni

Alfonsina Storni Martignoni fue una poetisa, periodista, escritora y profesora argentina, que nació el 29 de mayo de 1892, en Capriasca, Suiza.

Sus padres fueron los argentinos: Alfonso Storni y Paulina Martignoni, para quienes Alfonsina fue su tercera hija. A los 4 años, Alfonsina que nació en Suiza, migró con sus padres y hermanos a Argentina, primero a San Juan y luego, en 1901, a Rosario.

A la corta edad de 10 años, Alfonsina dejó la escuela para ayudar a su familia y trabajó lavando platos y atendiendo mesas. Con tan solo 12 años escribió su primer verso, el cual era triste y centrado en la muerte.

Alfonsina Storni

Cuando tenía 14 años murió su padre, víctima del alcoholismo y su madre fundó una escuela en la casa para poder mantener a la familia.

Los primeros poemas de Alfonsina comenzaron a ser publicados en la Revista “Monos y Monadas”. A los 19 años, Alfonsina obtiene el título de maestra y ejerce ese otoño de 1911 en una escuela de Rosario.

Luego de un desengaño amoroso con un hombre casado, mucho mayor que ella, a los 20 años, Alfonsina dio a luz a su hijo Alejandro, el 21 de Abril de 1912.

Mientras colaboraba con “Caras y Caretas” publica su primer libro de poemas: “La inquietud del rosal” en 1916. En 1917 fue nombrada maestra directora de un internado y comenzó a frecuentar los círculos literarios de Buenos Aires y Montevideo.

Escribe su segundo libro: “El dulce daño”, mientras trabajaba en el internado en 1918. En 1935, le diagnosticaron un cáncer de mama y tuvieron que quitarle el seno derecho.

A partir de allí, se deterioró su salud física y mental, debido al dolor y a su estado anímico, situación que se exacerbó con la muerte de su amigo Horacio Quiroga.

En 1938, la Universidad de Montevideo le rindió un homenaje a las tres grandes poetisas del momento: Gabriela Mistral, Juana de Ibarbourou y Alfonsina Storni.

Alfonsina Storni murió en Mar del Plata, Argentina, el 25 de octubre de 1938, a los 46 años.

Obra poética

La obra poética de Alfonsina Storni ha sido agrupada de acuerdo con las influencias artísticas activas en las diferentes etapas de su vida:

  • De la Etapa romántica y modernista son los libros:
  • La inquietud del rosal (1916).
  • El dulce daño (1918)
  • Irremediablemente (1919)
  • Languidez (1920)
  • Ocre (1920).
  • De su Etapa de visión oscura, irónica y angustiosa:
  • Mundo de siete pozos (1934)
  • Mascarilla y trébol (1938).
  • De la Etapa dramatúrgica:
  • El amo del mundo: comedia en tres actos (1927).
  • Dos farsas pirotécnicas (1931).
Obra poetica

Premios y Reconocimientos

Algunas de las distinciones que recibió durante su vida fueron los siguientes:

  • En 1917, se le otorgó el Premio Anual del Consejo Nacional de Mujeres por: “El Canto de los Niños”.
  • En 1920 ganó el Primer Premio Municipal de Poesía y el Segundo Premio Nacional de Literatura por “Languidez”.
  • En 1921, se ganó el Premio Nacional de Literatura y se creó un puesto para ella en el Teatro Infantil Municipal Labardén.
  • En 1923 se convirtió en profesora de Lectura y Declamación en la Escuela Normal de Lenguas Vivas.
  • En 1925, obtuvo el Primer Premio Municipal de Poesía.
  • En 1927 fue nombrada titular de una cátedra en el Conservatorio Nacional de Música y Declamación.

Poemas más emblemáticos de Alfonsina Storni

Algunos de sus poemas más reconocidos son los siguientes:

Alfonsina Storni y Horacio Quiroga

Desde que se conocieron en los años veinte, Alfonsina Storni y Horacio Quiroga se convirtieron en amigos entrañables. Se escribían, se acompañaban y estaban juntos cuando podían, como almas afines y sensibles que se entendían mutuamente.

Horacio Quiroga en 1897
Horacio Quiroga

Se respetaban mucho y se admiraban más, mientras conversaban de poesía, iban al cine, a tertulias literarias o simplemente, escuchaban a Wagner, de quien ambos eran admiradores. Horacio constantemente la nombraba en sus cartas de los años 1919 a 1922. Estas menciones se destacan en un momento donde había muchas otras escritoras.

Alfonsina y Horacio viajaron juntos, en varias oportunidades a Montevideo, donde las fotografías, los muestran alegres. Los viajes los realizaron aprovechando que Quiroga formaba parte del Consulado Uruguayo y él frecuentemente, se hacía acompañar de intelectuales femeninas, siendo su preferida, Alfonsina.

Alfonsina consideraba el suicidio como una elección, y así lo expresó en el poema que le dedicó a su gran amigo Horacio Quiroga, a raíz de su muerte.

El 19 de febrero de 1937, luego de un diagnostico de cáncer de próstata, Horacio se suicidó bebiendo cianuro y Alfonsina le escribió este poema:

Morir como tú, Horacio, en tus cabales, / Y así como en tus cuentos, no está mal; / un rayo a tiempo y se acabó la feria… / Allá dirán / Más pudre el miedo, Horacio, que la muerte / que a las espaldas va. / Bebiste bien, que luego sonreías… / Allá dirán”.

Alfonsina y el suicidio

Alfonsina Storni siempre estuvo tentada por la muerte, la que estuvo presente en su vida, desde el primer poema que escribió a los 12 años. Veía el suicidio como una elección de nuestro libre albedrío y así lo manifestó en varias oportunidades.

El 18 de octubre de 1938, Alfonsina viaja a Mar de Plata, se aloja en un hotel y el 20 de octubre escribió el poema: “Voy a dormir”. Storni envía el poema al Diario La Nación, el día 22 para su publicación.

Alfonsina en Mar de Plata

Así que, mientras Alfonsina se suicidaba el 25 de octubre de 1938, en la playa La Perla en Mar de Plata, a los 46 años, el público leía su poema. Fue velada en Mar de Plata entes de ser trasladada a Buenos Aires. Actualmente, sus restos se encuentran en el Cementerio de La Chacarita.

Te vas Alfonsina

Hubo dos versiones acerca de la muerte de Alfonsina Storni. Una con un tinte romántico y otra, con un tinte más dramático. La primera narra que se adentró en el mar caminando “por la blanda arena” hasta desaparecer y, la segunda relata que se lanzó de un rompeolas al mar.

La primera versión inspiró a Ariel Ramírez y Félix Luna, quienes escribieron la famosa canción basada en su suicidio, llamada “Alfonsina y el mar”. Destacan las versiones de esta canción, interpretadas por Mercedes Sosa y Chabuca Granda, que dieron a conocer al mundo, la historia de la muerte de Alfonsina Storni.

Te vas Alfonsina, con tu soledad ¿qué poemas nuevos, fuiste a buscar? (…) y te vas, hacia allá, como en sueños, dormida, Alfonsina, vestida de mar.”.