Políticas exitosas para disminuir la pobreza

Políticas exitosas para disminuir la pobreza

Uno de los grandes desafíos de la humanidad es disminuir la pobreza. El primero de los 17 objetivos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible es acabar con la pobreza en todas sus formas. Los gobiernos y organismos multilaterales buscan continuamente poner en práctica políticas que logren una disminución de la pobreza a nivel mundial.

La pobreza en números

¿Cuántas personas en el planeta están sumidas en la pobreza, cómo sabemos si son pobres? Es complicado medir la pobreza porque esta depende del contexto y realidad de cada país o grupo humano, pero la medición es determinante para combatirla.

Entre las estrategias mundiales para obtener un panorama amplio de la pobreza, está el Índice de Pobreza Multidimensional global. Se publicó por primera vez a finales de 2018 y es elaborado por las Naciones Unidas y la Universidad de Oxford.

La pobreza en numeros

Según este índice, en 104 países del mundo hay 1.300 millones de personas que viven en la pobreza, la mitad son menores de 18 años. La pobreza que sufren está caracterizada por carencias múltiples y simultáneas.

Esta reciente medición no determina la pobreza únicamente por los bajos ingresos de la gente. Ser pobre es no tener dinero suficiente, pero ser pobre también es no tener acceso a los recursos y medios básicos para una vida sostenible. Se vive en pobreza cuando se tienen carencias graves en nutrición, salud, educación, vivienda, acceso al agua potable, electricidad y saneamiento. En suma, cuando las condiciones de vida son tan precarias que no permiten el desarrollo pleno del ser humano.

En cuanto a la pobreza monetaria, en 2015 había 736 millones de personas que vivían con menos de USD 1,90 al día. Esta es la cantidad que determina el umbral de la pobreza de acuerdo con el Banco Mundial. Este organismo califica como uno de los mayores logros de la humanidad lo ocurrido entre 1990 y 2015. En ese período, 1.000 millones de personas salieron de la pobreza.

Politicas para disminuir la pobreza

A pesar de los éxitos, el Banco Mundial ha manifestado preocupación porque persiste la pobreza extrema en algunos lugares del mundo. Por ejemplo, en África al sur del Sahara, en países con menor desarrollo, con ingresos medios y que viven situaciones de conflicto. Las proyecciones del organismo indican que si se mantiene esta tendencia, no se cumplirá el objetivo de erradicar totalmente la pobreza para 2030.

¿Qué hacer entonces? ¿Cuáles son las políticas que hasta ahora han sido exitosas para disminuir la pobreza y deben continuar? ¿Cuáles medidas deberían incorporarse o reforzarse para disminuir la pobreza?

Reducir la desigualdad para disminuir la pobreza

Para el Banco Mundial, las políticas que han sido exitosas para disminuir la pobreza y que deben profundizarse, están basadas en promover el crecimiento inclusivo.

Según la recomendación del organismo, el enfoque tiene que continuar siendo disminuir la desigualdad entre los habitantes de los países. El Banco Mundial aconseja poner especial atención al aumento de las brechas de ingresos entre los sectores ricos, menos ricos y pobres de la población.

Reducir la desigualdad

Algunas de las políticas que han tenido buenos resultados en la reducción de la desigualdad de ingresos, atienden:

  • La nutrición en la primera infancia para evitar que la desnutrición ocasione retrasos en el aprendizaje y menor rendimiento escolar y laboral en el futuro.
  • La cobertura de servicios de atención de salud a quienes están excluidos del sistema.
  • La educación de calidad, dando prioridad a la adquisición de conocimientos y desarrollo de aptitudes.
  • Las transferencias monetarias a familias pobres para comprar insumos y crearse oportunidades de generar riqueza. También sirven para afrontar situaciones graves causadas por desastres naturales.
  • La construcción de caminos en zonas rurales y electrificación, se ha comprobado que incrementan el empleo y por tanto la generación de ingresos.

En los países donde persisten altas tasas de pobreza, el Banco Mundial recomienda que se realice un análisis multidimensional que permita abordar la complejidad del problema. Esta premisa apunta a recomendar que se debe dar prioridad a solucionar las privaciones más graves que sufre la gente, especialmente en los países africanos.

La Agenda 2030 coincide con la visión de reducir la desigualdad para disminuir la pobreza, considera que es un problema de derechos humanos.

Exige a los países definir políticas con visión de futuro para lograr un crecimiento económico sostenible, inclusivo, sostenido y equitativo. Esta sería la base para cumplir el objetivo de no dejar a nadie atrás, y eliminar toda discriminación y exclusión, fermento de la pobreza.

En resumen, la Agenda 2030 propone que las políticas estén orientadas a:

  • El crecimiento económico inclusivo como vía para crear empleos sostenibles y promover la igualdad.
  • Impulsar la puesta en práctica de sistemas de protección social, en especial para mitigar riesgos en países propensos a sufrir desastres.
  • Con esta medida la respuesta a las poblaciones afectadas por pérdidas económicas inesperadas será más rápida y eficiente. También ayudarán a erradicar la pobreza extrema en las zonas más empobrecidas.

Como una vía para seguir impulsando el objetivo de disminuir la pobreza, la Asamblea General de Naciones Unidas tomó una decisión. Proclamó el Tercer Decenio de las Naciones Unidas para la Erradicación de la Pobreza (2018-2027). La idea es que los países continúen coordinados para alcanzar los objetivos de eliminación de la pobreza, en el marco de los objetivos de desarrollo sostenible.

Educación e instituciones sólidas

La educación es una de las vías que aseguran el crecimiento y la erradicación de las desigualdades. Particularmente, la educación de las niñas es vital para su integración al mercado laboral y con ello avanzar en disminuir la pobreza.

Educacion

Para la reducción exitosa de la pobreza es fundamental que las instituciones del Estado sean sólidas y capaces. Así lo determinó la Organización Internacional del Trabajo durante el período cumplimiento de los objetivos del milenio (2000 – 2015). Los países con altas tasas de pobreza, pero con un Estado capaz, redujeron la pobreza dos veces más rápido que los países con instituciones débiles.

La conclusión es que para disminuir la pobreza no basta fijar unos objetivos, es necesario invertir en fortalecer a los Estados y sus instituciones.

Lee también: Políticas para combatir el narcotráfico