Organización social, política y económica de los Olmecas

organización social de los Olmecas

Los Olmecas se consideran la primera civilización precolombina en ocupar el territorio americano, con una estimación de tiempo existente entre los años 1500 a.C. y 400 a.C. Reconocida como la cultura madre de Mesoamérica y la precursora de otras culturas, como la maya, azteca y tolteca, ocupó los espacios que en la actualidad abarcan México, Guatemala, Belice y El Salvador.

Eran habitantes de zonas arbóreas, en especial donde se encontraban árboles de hule, de donde obtenían los materiales para realizar sus principales producciones a base de caucho. Esto les otorga su nombre Olmeca, lo que significa “habitantes de la región de hule” en náhuatl. Debido a que estas zonas quedaban en lugares adentrados en junglas, esta cultura no fue hallada hasta los años 30 por grandes descubrimientos arqueológicos.

Aunque no es una cultura de la que se encuentren muchos datos y hay muchos misterios alrededor de ella, se mantiene un registro que la cataloga como una civilización de gran potencia, al punto de influenciar en otras culturas, como la azteca y la maya, de la que se pensaba en los primeros descubrimientos de los Olmecas que era una derivación, cuando resultó ser lo contrario.

La cultura Olmeca es reconocida por el descubrimiento de grandes esculturas en forma de cabezas, presuntamente de los dirigentes de sus tribus, quienes eran catalogados como Reyes-Sacerdotes, compuestas por rocas volcánicas, que cuentan con un peso alrededor de 20 toneladas cada una. Actualmente, estas esculturas son llamadas Cabezas Colosales Olmecas.

Organización social de los Olmecas

Al ser pocos los resquicios que se tiene de la organización social de los Olmecas debido a los pocos datos que hay de esta civilización, basándose en las pruebas encontradas por arqueólogos se podría decir que se mantenía un orden centralizado en ciudades capitales y ciudades rituales, principalmente las conocidas como San Lorenzo, La Venta y Tres Zapotes.

En esta cultura gobernaban los Reyes-Sacerdotes, quienes mantenían en su mando a grupos familiares, los que se encargaron de conformar las ciudades dispersas, debido a las separaciones de clases sociales que estos formaban. Cada familia pertenecía a un grupo social en específico, las que se clasificaban según las funciones que se cumplían dentro de la comunidad.

organización social de los Olmecas

Los grupos que se consideraban de primera clase o alto mando civil, como los agricultores, comerciantes y artesanos, disfrutaban de grandes privilegios y beneficios al igual que los Reyes-Sacerdotes. Mientras que los campesinos, la clase baja, eran obligados por el grupo dominante a trabajar en la tierra para construir las edificaciones. Las mujeres se dedicaban a cuidar a sus hijos y realizar tejidos o artesanía a base de arcilla y barro.

Los pertenecientes a las clases bajas, a su vez se encargaban de rendir culto, tributos y ofrendas a los de la clase dominante por medio de las ceremonias religiosas que eran celebradas en los templos, ubicados en las ciudades ceremoniales donde los sacerdotes y las personas que conformaban la clase alta residían apartados de aquellos que conformaban las clases inferiores, quienes vivían en aldeas ubicadas a sus alrededores.

En San Lorenzo, se han encontrado áreas con resquicios de viviendas, que permiten asumir que en este lugar y a sus alrededores era donde vivía gran parte de la población y gobernantes, quienes contaban con grandes edificaciones. La Venta, cuenta zonas de mercado y pesca, mientras que en la zona de Tres Zapotes se llevó a cabo la construcción de grandes pirámides y santuarios sagrados, donde se realizaban los cultos y rituales.

Habían actividades sociales como un juego de pelota parecido al fútbol, con la diferencia de que se podían utilizar las manos. Se practicaba en grandes canchas con gradas a sus lados, que se encontraban dentro de las ciudades. La pelota se caracterizaba por tener un peso de casi 3 Kg, por lo que los jugadores utilizaban un casco como protección. El Rey Sacerdote glorificaba al capitán del equipo ganador y el perdedor era sacrificado a los Dioses.

Organización Política

El orden político que regía en la civilización Olmeca era teocrático, lo que significa que tenían un Dios como el centro de todo. Las decisiones se basaban a través de los factores religiosos y los mandatos de Dioses, personificados por el gobernante, llamado Chichimeca, no se contaba con una separación de leyes cívicas y religiosas. A su vez, el chamán debía profesar y afianzar el predominio político y religioso en la comunidad.

El poder lo tenían los reyes y sacerdotes de cada comunidad, dueños de las tierras, guerreros y los arquitectos, quienes podrían escoger a los chamanes, mientras que los campesinos no contaban en la toma de decisiones o el disfrute de recursos minerales como el agua y las piedras, sólo eran destinados a laborar en las tierras pertenecientes al alto mando y cumplir otras obligaciones que se les asignaba.

Organización económica

Para los Olmecas, la principal actividad económica para mantener a la civilización era la agricultura. Se cosechaba en sus amplias tierras una gran variedad de alimentos como batata, aguacate, maíz, frijoles, calabaza, ñame, aguacate, cacao y auyama. Por esta razón, las granjas eran indispensables en los alrededores de las ciudades capitales y los territorios memoriales.

Para el crecimiento de la civilización Olmeca era fundamental la comercialización del caucho obtenido por los árboles de hule, para fabricar pelotas u otros utensilios, así como del basalto, la goma, las conchas, cerámicas, entre otros objetos de los que era permitida la venta y el intercambio entre las comunidades aliadas de Monte Albán y Teotihuacán de conchas, basalto, goma y figuras artísticas o esculturas talladas en cerámica y rocas.

Otras actividades que se practicaban eran la caza y la pesca, gracias a las oportunidades que el ecosistema brindado por su ubicación geográfica les ofrecía, en especial la zona de San Lorenzo. Contaba con grandes extensiones de ríos y también era rica en tierras para construir las haciendas y las granjas para la agricultura y la venta, que contaba con una zona pesquera, así como una zona de cultivo de goma y minas de basalto.