Modelo de escrito para comunicar una baja voluntaria

Modelo de escrito comunicar baja voluntaria

Toda cultura organizacional que se precie debería contemplar la instrucción de sus empleados en materia de trámites y derechos laborales. En tal sentido, procesos como la redacción y presentación de una baja voluntaria son claves para garantizar la estabilidad y bienestar de los empleados.

En concreto, la baja voluntaria no es más que la presentación de una renuncia o dimisión. Los motivos pueden ser diversos, bien sea porque apareció una mejor oferta de trabajo, porque ya no se está cómodo con el ambiente laboral o con las remuneraciones que se están obteniendo.

Sea cual sea el caso, todo trabajador debe saber cómo presentar su carta de dimisión o baja voluntaria de modo tal que no le afecte negativamente. Esta información es las que se proporciona en este artículo empezando por exponer el papel que juega el preaviso y las cláusulas de compromiso.

Preaviso y cláusulas de compromiso

Al ingresar en una empresa se adquiere una serie de compromisos mutuos. El trabajador adquiere una serie de responsabilidades para con la empresa y esta, a su vez, adquiere una serie de responsabilidades respecto a sus empleados. Además, este complejo entramado de relaciones a su vez está mediado por las cláusulas, detalles y vericuetos del contrato firmado.

Además, considerando que el contrato es una relación no obligatoria (salvo ciertas condiciones) incluso hay regulaciones sobre como la misma debe suspenderse. Es por ello que las aclaratorias de los contratos sobre Preaviso y Cláusulas de Compromiso son muy importantes.

Preaviso y cláusulas de compromiso

En primer lugar, todo contrato en la medida de lo posible debe indicar los días específicos con los que debe presentarse una carta de preaviso de dimisión. En caso de que no se explicite, se asume un periodo mínimo de 15 días antes de cesar las actividades.

Algo similar aplica para las cláusulas de compromiso. Es de suma importancia prestar atención a lo que estas indican puesto que en algunos casos (especialmente cuando la empresa invierte en formación al empleado) estos adquieren nuevos límites de permanencia que priman sobre el contrato original.

También te puede interesar: ¿Tengo derecho a días de asuntos propios?

La importancia del preaviso en relación al finiquito

Ahora, al menos en lo relativo al finiquito, la ausencia o retraso del preaviso puede tener efectos negativos para el trabajador. Si se incumple el periodo de gracia general (aplicable cuando el contrato no expresa un plazo específico) o el propio plazo indicado por la empresa, esta última está en potestad de descontar una cierta cantidad de días de paga del finiquito.

En contrapartida, en caso de haber presentado la carta con la suficiente antelación, la empresa no puede ni debe descontar días de paga de lo indicado. Hacer eso estaría en contra del contrato inicial y por lo tanto, representaría un agravio ante el empleado.

Es de gran importancia conocer la reglamentación de la empresa, expresada en el Contrato Colectivo, para saber cómo proceder al momento de dimitir. También, es importante saber redactar correctamente la carta de baja voluntaria, puesto que esta expresa todos estos puntos.

Elementos esenciales de la baja voluntaria

Toda carta de baja voluntaria debe ser clara para que la salida del empleado sea lo más satisfactoria posible. De lo contrario, el trabajador podrá afectar en su perjuicio y prácticamente sin derecho a réplica, su documento de liquidación y saldo, también conocido como finiquito.

Elementos baja voluntaria

Se hace necesario que todas las cartas de dimisión cuenten con los siguientes elementos:

  • Fecha en que se presenta la comunicación
  • Datos de la empresa, su nombre y código de identificación fiscal (CIF)
  • Dirección del a empresa (En caso de haber sido enviada por burofax)
  • Datos del trabajador (Nombre y Apellidos, Documento Nacional de Identificación)
  • La expresión “dimisión” o “baja voluntaria” (para dejar claro la voluntad del solicitante)
  • Indicación del último día en que se ha de prestar servicios o cumplir funciones
  • Indicación de que se han respetado los días de preaviso (según Convenio Colectivo o normativa general en caso de que el Convenio no lo exprese claramente)
  • Solicitud del Finiquito (“documento de saldo, liquidación y finiquito”) y del certificado de la empresa (necesario para ser entregado al SEPE)

Principales modelos escritos de bajas voluntarias

En general puede hablarse de tres modelos base para cartas de dimisión. Todo depende de si se quiere dar preaviso o no y en caso de que sí, de si se realiza según lo indicado por el Convenio Colectivo o según lo indicado por normativa general. Veamos las cualidades de estos modelos:

Modelo sin preaviso

Hay oportunidades en que no resulta posible cumplir con el periodo de preaviso. En estos casos, se considerarán todos los elementos antes mencionados excepto con las indicaciones de que se está cumpliendo con los periodos estipulados, puesto que este requisito resulta irrealizable.

escritos de bajas voluntarias

Modelo con preaviso según Convenio Colectivo

Ahora, sí se está cumpliendo con el tiempo indicado por el Convenio Colectivo, esto debe ser indicado primero en el propio preaviso. De esta manera no habrá (y no debería suceder) objeción alguna ante las exigencias del trabajador siempre y cuando este cumpla con la prestación de sus servicios hasta el día indicado en la propia carta.

Modelo con preaviso cuando el Convenio Colectivo no indica plazos específicos

En caso de que el Convenio Colectivo omita esta información deberán incluirse todos los elementos antes mencionados. Además, deberá hacerse la acotación de que la carta de preaviso se presenta con 15 días de antelación según la costumbre generalizada. De esta manera, se demuestra que a falta de información específica, la única alternativa del trabajador era cumplir con dicho plazo.

En conjunto, todas estas indicaciones habilitan al trabajador para dimitir de un modo óptimo. Por supuesto, tal como se indicó al comienzo, en algunos casos pesarán sobre él otros compromisos como los derivados de las cláusulas de contrato y similares.

Aún en esos casos, el trabajador está en libertad de renunciar, pero los mecanismos variarán según la naturaleza de la empresa, el cargo, y la permanencia del trabajador en el mismo. Esto se debe a que con nuevas responsabilidades el trabajador adquiere nuevos compromisos a los cuales no puede renunciar con tanta facilidad.