La Cultura Romana: características y aportaciones

La Cultura Romana: características y aportaciones

La cultura romana es una parte integral de la cultura antigua. En muchos aspectos, derivada en la cultura griega, esta maravillosa cultura pudo desarrollar algunos de sus logros para introducir algo nuevo, inherente sólo al estado romano.

En la época de su mayor prosperidad, la Antigua Roma unió todo el Mediterráneo, incluida Grecia. Su influencia, en base a su cultura, se extendió a una parte significativa de Europa, Norte de África, Oriente Medio, etc. El corazón de este enorme estado era Italia, ubicada en el mismo centro del mundo mediterráneo.

Características generales

La sociedad romana a través de los siglos que conforman su historia cambió profundamente. El contacto con otros pueblos, las migraciones, las conquistas y las invasiones que caracterizaron las distintas épocas transformaron el rostro de la sociedad desde el punto de vista económico y cultural.

Clases de la sociedad romana

Desde la antigüedad, la división entre patricios y plebeyos es una de las principales características que distinguen a la sociedad romana. Los patricios eran aquellos ciudadanos romanos que pertenecían a las clases privilegiadas, las familias nobles y la clase dominante. Disfrutaron de plenos derechos civiles y políticos.

Eran reducidos en número y formaban parte de las familias patricias que, durante el período monárquico, pudieron acceder al Senado, institución que según la tradición ya había sido establecida por Rómulo. Los plebeyos constituían la mayoría de la población: eran comerciantes, artesanos, campesinos. En los tiempos más antiguos de Roma, no se les reconocían todos los derechos.

La Cultura Romana: características y aportaciones

No gozaban de derechos políticos, no podían acceder a las distribuciones de tierras derivadas de la conquista de nuevos territorios, no podían casarse con patricios y no podían ser elegidos como magistrados, aunque pagaban impuestos, luchaban y contribuían con su trabajo a la economía de Roma.

En los años de la República, los ciudadanos ricos que se dedicaban a actividades económicas particularmente rentables formaban parte de este orden. Con el paso de los siglos, asumieron cargos públicos cada vez más importantes. Su principal antagonista estaba representado por los nobles senadores de familias ricas y conocidas de la aristocracia patricia, en la cima de la escala social. El orden ecuestre desapareció gradualmente durante el siglo IV d.C.

En el peldaño más bajo de la escala social estaban los esclavos: eran prisioneros de guerra o personas que no habían saldado sus deudas. Eran propiedad de su amo, quien tenía poder de vida o muerte sobre ellos y no tenía derechos. En el caso de que un maestro les concediera la libertad, se convertían en libertos.

Incluso las mujeres disfrutaban de derechos extremadamente limitados: no sólo no podían votar, sino que ni siquiera podían testificar en la corte. Vivían bajo la autoridad del “pater familias”, primero el padre y luego el marido. La dimensión que tenían era exclusivamente la doméstica y familiar: las mujeres tenían que cuidar la casa y cuidar a los niños.

Cultura en la sociedad romana

Roma fue un centro cultural fundamental durante la historia antigua. La grandeza de la capital del Imperio era visible para sus ciudadanos y visitantes por grandes obras públicas, basta pensar en los resultados obtenidos en el campo de la arquitectura y la ingeniería con la construcción de puentes, carreteras, anfiteatros, acueductos.

Entre los rasgos fundamentales de la cultura en la antigua Roma se encuentra la contribución dada en particular por Grecia que influyó no sólo en las costumbres, sino también en la filosofía, la religión, la literatura, la poesía.

Juegos y Espectáculos

Los ludi han jugado un papel fundamental en la vida de los romanos desde los años de la República. Los juegos y espectáculos públicos fueron organizados por el estado o por ciudadanos privados en el contexto de celebraciones y días festivos religiosos y civiles. De hecho, originalmente se asociaron con celebraciones religiosas; en la época imperial, el ludi se convirtió en cambio en un momento de celebración del propio emperador y en un instrumento de creación y consolidación de consenso. 

Los juegos también permitieron distraer a la población de los problemas de la vida cotidiana. Por ello, el poeta Juvenal argumentó que los romanos pretendían tener sólo “pan y circo”, es decir, enfatizar cómo la alimentación del estómago y la asistencia a espectáculos públicos se habían convertido lamentablemente en su prioridad. 

Al mismo tiempo, estos espectáculos permitieron al emperador dar la ilusión de una cercanía al pueblo, el emperador de hecho lo presenciaba, sentado en el mismo escenario en el que se congregaba la población. 

Legado de la cultura romana

Sin duda, la fuerza de choque de las legiones romanas hizo posible exportar un sistema complejo, público y privado, como en otros pocos casos de la historia. Un sistema ganador que no tiene rival en duración e influencia. Muchos de los logros de hoy los debemos a los antiguos romanos.

El derecho Romano

El derecho romano no fue el primero consuetudinario ni siquiera el primero escrito, pero fue el más orgánico. El derecho romano ha regulado casi todas las relaciones privadas que conocemos hoy y el de los países occidentales se basa en los principios del ius romano. Los contratos, la propiedad, las uniones civiles son legados del mundo romano.

El idioma y el alfabeto

La escritura actual se basa en el alfabeto latino, simple, completo, fácil de aprender, lo que permite millones de combinaciones todas semánticamente relevantes. Gracias a los latinos hemos encontrado una manera eficaz de escribir y comunicarnos, en uso en el idioma común y comercial.

Luego, el idioma influyó en algunos de los idiomas más hablados en el mundo: italiano, sardo, ladino, rumano, francés, portugués y español (este último también muy extendido en el continente americano) todos descienden del idioma hablado en Roma. Pero la influencia de los mismos en las lenguas anglosajona y nórdica es bien evidente.

Ingeniería civil e invenciones

Los romanos no eran grandes artistas, quizás no tenían el gusto del arte típico de los griegos, pero eran prácticos. Los acueductos construidos hace dos milenios todavía funcionan hoy, hay anfiteatros que se llenan cada verano, pero datan de la época de Augusto.

El arte de la ingeniería militar estaba a la vanguardia. Enfrentar a Roma significaba enfrentarse a una potencia tecnológica cinco siglos por delante de sus enemigos. Las vías romanas permitieron la apertura de emporios y mercados y facilitaron la expansión de contratos, mercancías, personas y por supuesto los soldados en todas las provincias.

Sistema republicano

El sistema de derecho público romano, antes del imperio, preveía un poder ejecutivo basado en los cónsules y magistrados menores, un poder legislativo basado en el senado y los mítines y un control basado en el poder de los tribunos de la plebe y los censores.

Los cargos no eran acumulativos, sólo duraban un año y en la constitución de Silla, para evitar los abusos conocidos en la época de los Gracos, no se podían ejercer por dos años consecutivos. Había leyes anticorrupción, tráfico y residuos. Se crearon el cuerpo de bomberos, el banco central, la tesorería, los impuestos periféricos y centrales. Una burocracia moderna y muy eficiente.

Continúa leyendo sobre la Cultura Zapoteca.