¿Qué documentos necesito para solicitar el paro en 2020?

documentos necesarios para solicitar el paro en 2020

Quedarse sin trabajo es uno de esos episodios de la vida laboral que nadie quiere experimentar, sin embargo, algunas circunstancias, como el cambio de domicilio, la crisis económica, la pandemia o cualquier otro factor puede afectar el entorno y hacer que la empresa u organismo prescinda de nuestro servicio.

Si este es tu caso, como ciudadano español tienes derecho a una prestación, es decir el beneficio de cobrar el tan mencionado paro; un subsidio que otorga el Estado en función de lo que ha sido tu récord laboral y del cual depende el monto que vas a cobrar y por cuánto tiempo puedes favorecerte de él.

Aquí te vamos a comentar todo lo que necesitas para solicitar el paro, la documentación necesaria y los requisitos que debes cumplir para tener acceso a esta prestación.

Qué debes hacer si te despiden del trabajo

Una vez pasada la incertidumbre, el mal momento y de haber superado esa visión de horizonte oscuro que te vino a la mente cuando te enteraste de que te quedaste sin trabajo, es pensar que no todo está perdido, y que siempre hay una posibilidad a la cual acudir para seguir sufragando los gastos.

Lo primero que debes hacer es tener tu carta de despido, documento necesario para los trámites que vas a emprender para solicitar el paro en 2020, así como una carta de recomendación de la empresa, donde quede claro que la causa del cese de tus funciones se debió a razones ajenas a tu voluntad, o no asociadas con la calidad de tu desempeño.

El siguiente paso es armarte de paciencia, preparar los documentos para tramitar el paro, mantener una actitud positiva, por cuanto parte de lo que comenzará, de aquí en adelante, será buscar una nueva plaza laboral que seguramente será mejor de lo que pienses.

documentos para tramitar el paro

Documentos que necesitas para solicitar el paro 2020

Te parecerán un viacrucis la tramitación del paro y la búsqueda de los documentos que debes consignar en el Servicio Público de Empleo Estatal, SEPE, pero realmente no lo es, pues parte de esos documentos los vas a obtener en la empresa donde has dejado de trabajar.

Los documentos que debes presentar para solicitar el paro son:

Tarjeta del paro: Esta tarjeta te la dan al momento de inscribirte en el SEPE como demandante de empleo. Sin embargo, este 2020 las condiciones han cambiado debido a la pandemia y a las restricciones de atención al público de los organismos del Estado.

Cada servicio autonómico de empleo ha dado opciones para la tramitación de requisitos como la tarjeta del paro, mediante formularios electrónicos, así como de DNI electrónico, certificado digital, o clave de acceso, que comúnmente se tramitaban en las oficinas del SEPE.

De manera que, para tramitar tu tarjeta de paro, dependiendo de la comunidad autónoma donde residas, debes asegurarte de que puedas hacerlo en línea o si requieres de una cita previa para acudir de manera presencial a la oficina que corresponda.

Puedes consultar el funcionamiento de la red de oficinas del SEPE en todo el territorio español.

Certificado de empresa donde te hayas desempeñado durante los últimos seis meses, con la firma del encargado de Recursos Humanos o su equivalente, y el sello de la empresa.

Por lo general, este documento es enviado directamente por la empresa al SEPE, por lo que no lo tiene el trabajador. 

Tu DNI y la identificación, también con el DNI, de todos los miembros de la familia (libro de familia), y de quienes dependen económicamente de ti y que estén incluidos en la solicitud.

Completar el formulario impreso de solicitud de la prestación del paro que te dan en la oficina del SEPE. Esta planilla incluye: datos de domiciliación bancaria, hijos a cargo y sus rentas, el compromiso de actividad y una autorización para solicitud de información referida al pago de tributos de la Agencia Tributaria.

Documentación para el paro

Si eres extranjero de un país de la Unión Europea, debes llevar el “certificado de registro de ciudadano de la Unión Europea· en el que conste el NIE junto con el documento de identidad de tu país de origen o el pasaporte.

Los ciudadanos no nacionales de la Unión Europea deben presentar su Tarjeta de Identidad de Extranjero/a (TIE) junto con el pasaporte.

Constancia de la última declaración de renta.

Todos estos documentos debes consignarlos en el SEPE, donde te darán información acerca de los pasos que debes completar, cuánto es el monto que vas a percibir por el paro y todo lo que quieras saber acerca de este beneficio.

Requisitos que debes cumplir para pedir el paro

Como sabes, una cosa son los documentos que debes reunir para acceder al paro y otra son los requisitos para obtener la prestación.

De manera que para beneficiarte del paro debes cumplir con los requisitos que a continuación se mencionan:

  • Que tu situación de desempleo sea por despido, culminación de contrato, reducción de jornada laboral, cierre de la empresa, entre otros; nunca por haber renunciado por cuenta propia. 
  • Haber trabajado ininterrumpidamente y cotizado durante 360 días en los seis años anteriores a tu situación actual de desempleo.
  • Haberte dado de alta como demandante de empleo cuando hayas estado trabajando.
  • Asistir al SEPE dentro de los 15 días después de haber culminado tu relación laboral con la empresa.
  • Si has trabajado durante más de un año debes tener, en los últimos días, como mínimo 360 días cotizados. 
  • Estar registrado y afiliado a la seguridad social.
  • Estar legalmente desempleado.
  • Y si has trabajado durante menos de un año, debes estar en situación legal de desempleado.
  • No tener ninguna ganancia que supere 75% del salario mínimo, lo que equivale a unos 480 euros.
  • Haber cotizado, por lo menos 3 meses, si tienes carga familiar.
  • Haber cotizado, por lo menos 6 meses, si no tienes carga familiar.

Un dato que mucho desconocen es que la prestación o paro por desempleo es compatible con estar trabajando; es decir, se puede cobrar el paro y trabajar simultáneamente, siempre que el empleo sea a tiempo parcial.

Para estos casos, el monto de la prestación queda reducido tal como la jornada laboral que esté cumpliendo.