Abandono familiar de hijos a padres

Abandono familiar de hijos a padres

Aunque parezca increíble, en la actualidad son muchos los casos documentados de abandono familiar de hijos a padres. Esto se debe a que muchos hijos olvidan su responsabilidad natural y legal que en muchos países esta normada por leyes estrictas.

Vale la pena destacar que se entiende por abandono familiar de hijos a padres cuando un hijo priva a su padre de amor, cariño y atención básica como alimentos además de todo lo que su padre necesita para el sustento, habitación, vestido y asistencia médica.

Cuando la responsabilidad pasa del padre al hijo

Para nadie es un secreto que lo natural es que los hijos les den a sus padres toda esa asistencia antes descrita en los casos que los padres no se la puedan procurar por ellos mismos. En estos casos de abandono familiar de hijos a padres existe la posibilidad de que se obligue a los hijos a prestar esa asistencia presencialmente o a través del pago de una pensión.

Sin embargo, este tema se torna aún más delicado cuando el abandono se da cuando los padres tienen una discapacidad.

la responsabilidad pasa del padre al hijo

La convivencia familiar del padre con el hijo que lo cuida automáticamente genera una serie de problemas que pasamos a citar a continuación:

  • Reducción del espacio físico del hogar: cuando el padre con o sin discapacidad debe vivir con la familia generando incomodidad y tensión en la convivencia.
  • Problemas entre los hermanos: cuando se reclaman mutuamente que uno de ellos tiene más responsabilidad con el padre que el otro.
  • Roce con la pareja: como consecuencia de la presencia del padre, especialmente si el padre tiende a entrometerse en los asuntos de pareja.
  • Problemas de autoridad: esto se presenta cuando padre e hijo quieren imponer su autoridad ante los nietos.

Es importante resaltar que cuando un padre sufre de abandono familiar por parte de sus hijos y además sufre una discapacidad, se hace imperiosamente necesario incapacitarlo de manera que se pueda proteger su patrimonio.

Esta acción legal para la protección del padre supone el nombramiento de un tutor que pasará a ser el representante legal del padre incapacitado quedando en la obligación legal de velar por este.

En este caso particular, recae sobre la figura del tutor toda la responsabilidad de dar al padre víctima de abandono familiar por parte de sus hijos la dotación de alimentos, garantizar su interrelación con la sociedad y rendir cuentas anuales de la administración de los bienes que administre ante un juez.

Los hijos y la cuota de alimentación y sustento

Es una ley de vida que los hijos, sin importar la edad o la condición de sus padres, deben suministrar soporte de manera voluntaria, afín de evitar que se actúe legalmente por abandono familiar de hijos a padres.

Tal es el grado de preocupación por parte de los organismos competentes que muchas cortes internacionales han reiterado la obligación de los hijos a dar las cuotas de alimentación y sustento cuando se trata de hijos hacia sus padres mediante sentencias definitivamente firmes.

Aunque cada persona debe velar por su subsistencia, existen los principios constitucionales de equidad y de solidaridad, donde los miembros de la familia están en el deber de procurar la subsistencia de todos los integrantes de la familia que no están en capacidad de asegurársela por ellos mismos.

En muchos países es común que sean personas de la tercera edad quienes reciban la cuota de alimentación y sustento, pero también, se han registrado casos de padres enfermos e impedidos para trabajar siendo víctimas de abandono familiar.

Padres en situacion de abandono familiar

Sin embargo, vale la pena resaltar que en cualquiera de los casos donde el padre reciba la cuota de alimentación y sustento siempre va a imperar la necesidad de la persona a alimentarse adecuadamente además de velar por su salud e integridad psicológica.

Para que un padre que sea víctima de abandono familiar pueda reclamar su derecho a la cuota de alimentación y sustento ante sus hijos debe cumplir con requisitos en que:

  • Exista un fundamento legal
  • La ley lo decrete
  • Haya una necesidad
  • La persona realmente lo requiera

La ley ha tomado conciencia de todos los casos llegando a amparar no solo a los padres víctima de abandono familiar por parte de los hijos, sino que además también protege a:

  • Esposos y compañeros permanentes
  • Entre hermanos
  • Entre cónyuges separados
  • Padres de crianza

Vale la pena destacar que todos estos casos proceden ante la ley siempre y cuando cumplan con los requisitos de capacidad, necesidad y vínculo.

Padres en situación de abandono familiar: ¿dónde deben acudir?

Cuando un padre tiene la necesidad de pedir alimentos a sus hijos debe acudir según su país a las siguientes instituciones u organismos oficiales:

  • Comisarías de Familia de su respectiva localidad o municipio
  • Oficinas regionales de Bienestar Familiar
  • Consultorios Jurídicos
  • Defensorías de Familia
  • Personerías Municipales
Abandono familiar

Es importante aclarar que la cuota de alimentación y sustento de los hijos hacia los padres la define las instituciones y organismos oficiales con competencia en esta materia según el número de hijos siempre y cuando se revise si ese papá o mamá no cuenta con ningún recurso o pensión.

¿Existen sanciones para los hijos que sometan a sus padres a algún tipo de abandono familiar?

Pues la respuesta es sí. Cuando los hijos no cumplen con la cuota de alimentación y sustento con sus padres existe la posibilidad de afrontar alguna de las siguientes sanciones:

  • Acción penal por la conducta delictiva de inasistencia alimentaria
  • Asumir una responsabilidad civil ante la justicia afrontando una demanda de alimentos

Sin embargo, en muchos de estos casos, siempre se llega a un acuerdo conciliatorio.

La ley ante todo

Las leyes de protección a los padres en situación de abandono familiar se han forjado en las diferentes Cortes Constitucionales, y se ha logrado en gran medida que los hijos deban pasarle la cuota de alimentación y sustento a sus padres disminuyendo considerablemente el abandono y maltrato a las personas de la tercera edad por parte de sus familiares.