El origen matemático de la ruleta

Si piensas en un casino, lo más probable es que la ruleta sea una de las primeras imágenes que se te venga a la cabeza. Y es normal, ya que se trata del juego más popular de estos locales en toda Europa, y el tercero en Estados Unidos. Hoy vamos a hablar un poco sobre la distribución de su mesa y el porqué de este sistema.

El nombre proviene de la palabra francesa “roulette”, que significa “rueda pequeña”, y todo comenzó como un sencillo juego matemático. A pesar de que su origen es francés, hoy también encontramos otras versiones como la ruleta europea o la ruleta americana.

La distribución del tablero

El matemático Blaise Pascal fue quien dio forma en primer momento a este entretenimiento, durante el Siglo XVII, que tardó en hacerse popular hasta bien entrado el Siglo XIX. Sus conocimientos en esta disciplina hicieron que Pascal buscase la mejor distribución de los números, para favorecer al máximo el azar.

Con esta intención, estableció unas reglas que permitían crear una ruleta lo más equilibrada posible, dando la misma oportunidad a cada tipo de premiado. Tanto se esforzó en detallar estas normas que, hasta hoy, no ha cambiado su diseño (excepto la ruleta americana, que incluye un número más: el doble cero ‘00’).

Algunas de las normas de Pascal fueron:

  • Los números pares e impares deben colocarse de forma alterna, para que nunca haya dos juntos.
  • Si dividimos la rueda en dos, cada mitad debe contener exactamente 6 números de cada docena, y 6 de cada columna.
  • Si un número es menor o igual que 18, junto a él solo puede haber uno mayor que 18 (y al contrario). Solo hay dos excepciones a esta regla: el 0 y, en el otro lado de la mesa, los números 5 y 10 que se encuentran juntos.
  • Habrás visto que los números rojos y negros también se alternan. Su color se define por una regla muy sencilla: si la suma de sus números es impar, será rojo; si es par, le toca el color negro. Por ejemplo, tanto el 18 (8 + 1 = 9) como el 19 (1 + 9 = 10 | 1 + 0 = 1) serían rojos; pero el 22 es negro (2 + 2 = 4). Encontramos dos excepciones aquí, para poder alternar colores: el 10 y el 28, que suman impar pero son negros. Por su parte, el ‘0’ (y el ’00’) es verde.

El objetivo principal del juego es prever dónde terminará la bola que haya lanzado el crupier. Antes de que se ponga en movimiento, se hacen las apuestas y se cierra la ronda. Pero no tenemos por qué elegir únicamente un número, podemos apostar a diferentes conjuntos para mejorar nuestras posibilidades de acierto.

Ahora ya conoces mejor la ruleta y cómo se distribuyen sus casillas desde hace más de 300 años. Seguro que, a partir de ahora, te fijarás exactamente dónde está cada número y qué posibilidades hay de acertar eligiendo un lugar al que apostar u otro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.